La Generalitat activa su sistema contra incendios de verano con 8.600 efectivos

El Consell ha decidido incrementar en un 53 por ciento el número de grupos móviles para blindar el dispositivo, ya que este verano será de alto riesgo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

VALENCIA. La Comunidad Valenciana contará a partir de mañana con quince brigadas rurales de emergencia más en las tres provincias para la prevención y extinción de incendios forestales, lo que supone un total de 43, un incremento que, según fuentes de la Generalitat, supera el 53 por ciento.

Cuarenta y tres brigadas en alerta

Durante el mes de junio estarán operativas entre las tres provincias un total de 43 brigadas, que a su vez serán reforzadas con otro aumento el próximo 1 de julio, fecha en la que se entra de lleno en la fase crítica veraniega, y todas ellas se mantendrán hasta el 30 de septiembre, cuando comience el descenso de temperaturas.

El Gobierno Valenciano pretende con este incremento de brigadas «mejorar la dotación y calidad» de los recursos en materia de extinción de incendios para «aumentar la rapidez de actuación» y alcanzar los niveles «más óptimos de eficacia» y conseguir resultados como los obtenidos en los últimos años, según fuentes de la Conselleria de Medio Ambiente.

Las citadas fuentes indicaron que se ha registrado un «importante descenso» de la superficie quemada, al pasar de la media anual de 34.060,99 hectáreas afectadas entre 1987 a 1994, a las 3.087,79 hectáreas del periodo comprendido entre 1995 y 2002, lo que representa una reducción superior al noventa por ciento.

La Generalitat invertirá 67.734.381 de euros para el Plan de Prevención y Extinción de Incendios Forestales, que contará con 8.600 trabajadores para las labores de vigilancia y extinción de fuego en los montes valencianos, especialmente en el periodo comprendido entre junio y septiembre.

El refuerzo, realizado por la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas, ha supuesto un aumento de nueve brigadas para la provincia de Valencia, lo que supone un total de dieciocho; cinco para la provincia de Castellón, en conjunto diecisiete, y una para Alicante, donde quedarán ocho.

Primavera lluviosa

Las brigadas que vigilarán los montes en la provincia de Valencia corresponden a las poblaciones de Gilet, Bétera, Chelva, Titaguas, Pedralba, Higueruelas, Castelló de Rugat, Ontinyent, Xátiva, Alzira, Fuente La Higuera, Requena, Sinarcas, Ayora, Zarra, Chera, Villargordo y Buñol. Asimismo, en la provincia de Alicante las brigadas tienen base en Tibi, Font Roja, Lorcha, Biar, Castell de Castells, Vall d´Alcalá, Benimantell y Relleu. La provincia de Castellón situará las bases de sus brigadas rurales en San Mateo, Morella, Ballestar, Castellfort, Alcalá de Xivert, Ayódar, Benlloch, Eslida, Villahermosa, Vistabella, Pina de Montalgrao, Jérica, Bejís, Llucena, Adzaneta, Altura y Cabanes.

Este verano se presenta como de alto riesgo, dada la gran cantidad de lluvia caída en invierno y primavera. Ello ha motivado la masiva floración de hierbas y arbustos, que, secos en verano, actúan como una mecha en el bosque.