Los ganaderos reclaman el sacrificio de los cerdos que permanecen inmovilizados

La Conselleria de Agricultura ha detectado un nuevo foco de peste porcina clásica en una granja de Tuéjar y ha ordenado el sacrificio de 18.000 cerdos pertenecientes a esta explotación y a otras diecisiete que están situadas en un perímetro de un kilómetro. Los ganaderos pidieron ayer a la Conselleria que sacrifique los cerdos que enla actualidad permanecen inmovilizados por precaución.

VALENCIA. A. Caparrós
Actualizado:

El octavo foco de peste porcina clásica detectado en la Comunidad desde el pasado 16 de junio fue confirmado por el laboratorio de Valdeolmos el pasado miércoles por la noche, según confirmó el director general de Ganadería, Eduardo Primo. El foco fue detectado en la tercera ronda de análisis que los técnicos de Agricultura habían realizado en la citada granja de Tuéjar, y que hasta ese instante habían resultado negativos.

Los «exhaustivos» controles realizados por parte de los veterinarios de la Conselleria «han permitido detectar la enfermedad en un estado muy temprano, por lo que sólo se ha desarrollado en un número muy reducido de animales», según señaló ayer la consellera de Agricultura, María Ángels Ramón-Llin.

No obstante, se ha decretado con carácter inmediato el sacrificio de todos los animales de la explotación afectada y de los que se encuentran en las 17 explotaciones situadas en un margen de un kilómetro alrededor de ésta, lo que supone un total de 18.000 animales.

Se dan las circunstancias de que la granja afectada es de ciclo cerrado (los lechones nacen en la misma granja y no se registran movimientos de animales desde el exterior) y de que se encontraba dentro del área de inmovilización desde que el pasado 10 de julio se confirmara la presencia de la enfermedad en varias granjas de la vecina localidad de Alpuente.

Por esos motivos, el secretario general de La Unió de Llauradors i Ramaders, Joan Brusca, calificó de «muy extraño» este nuevo brote y comentó que «aumentan las sospechas» de un posible contagio por movimiento de personas o camiones de empresas integradoras de la zona, ya que «los lechones afectados nacieron en la misma granja y descartamos que hayan entrado animales contagiados».

El secretario general de La Unió indicó a ABC que «ante la falta de intervención del FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) solicitamos a la Conselleria que sacrifique los animales de las granjas que permanecen inmovilizadas porque la situación es insostenible y las pérdidas se acumulan». Además, «el 70 por ciento de la cabaña de cerdos de Los Serranos ya se ha sacrificado y el 50 por ciento de las granjas se han visto afectadas». Brusca añadió que «las granjas afectadas tardarán dos años en recuperar la actividad productiva».

Brusca confirmó que la granja en la que se ha detectado el último brote cuenta con 4.000 cabezas de cebo y 500 madres, y es la explotación más extensa de Tuéjar. Además, Agricultura mantendrá la inmovilización de las 43 granjas de porcino ubicadas en el término municipal de Tuéjar, puesto que se encuentran en la zona de protección de tres kilómetros alrededor de la explotación afectada. Estas granjas, que albergan unas 30.000 cabezas, ya estaban inmovilizadas más de un mes desde la detección de un brote en la localidad de Alpuente.

INDEMNIZACIONES ECONÓMICAS

Precisamente, desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) se solicitó ayer a la Administración que compre las cabezas de ganado de éstas granjas que permanecerán inmovilizadas por su cercanía a la explotación afectada ya que los animales están hacinados y han ganado mucho peso.

La mayoría de estas granjas están ya inmovilizadas un mes y se esperaba que en breve pudieran quedar incluidas en la situación de Anexo 1 y, de esa forma, pudieran desplazar sus animales a mataderos de la zona. En ese sentido, el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, señaló que «este nuevo foco significará, al menos, otro mes más de inmovilización». Por ello, insistió que «la intervención en la zona es inexcusable para dar salida a todo el ganado».