Una tortuga atendida por personal de la Fundación del Oceanogràfic de València - EP
Fauna

La Fundación del Oceanogràfic atiende a 183 tortugas marinas en tres años, el 97% recuperadas

La mayoría de rescates se producen por actividades humanas como la pesca y los animales quedan atrapados accidentalmente

VALENCIAActualizado:

La Fundación del Oceanogràficde València ha atendido a 183 tortugas marinas en sus cerca de tres años de actividad, de las cuales, el 97% han podido ser recuperadas con éxito y posteriormente devueltas al mar mayor.

De estos ejemplares de tortugas marinas, los más habituales en el litoral de la Comunitat Valenciana son los de Tortuga boba (Caretta caretta), pero de vez en cuando han ingresado en el centro alguna tortuga verde o incluso han atendido alguna tortuga laúd.

Desde la Fundación explican que entre los hallazgos excepcionales de estos reptiles, hace más de 12 años registraron la visita de dos ejemplares de tortuga Kempii, cuyo hábitat más común es el océano Atlántico, y hace unos 4 ó 5 años una tortuga olivácea, que tiene más presencia en la costa del océano Pacífico.

En caso de avistar un animal varado, el protocolo que marca la Fundación es llamar al 112. Hasta el lugar del varamiento acuden los especialistas de la Fundación y en caso de que se trate de tortugas, se trasladan al Arca del mar, donde los veterinarios hacen una inspección del ejemplar y establecen una serie de procesos para su recuperación, en el caso de que sea posible, y se les devuelve al mar.

El responsable del área de conservación de esta entidad, José Luis Crespo, ha señalado que en el caso de las tortugas marinas, los últimos tres años (2017 y 2018 completos y lo que va de 2019) han tenido 183 ingresos, en gran parte "gracias a la colaboración de los pescadores, bañistas u otros colectivos, que las encuentran en el mar". Individuos con los que han logrado un porcentaje de éxito de recuperación y suelta de nuevo al mar mayor del 97 por cien.

Crespo ha indicado que gran parte de los problemas y enfermedades con las que aparecen estos animales marinos en las costas se deben principalmente a las actividades humanas como la pesca "que de forma accidental se les captura" o bien porque aparecen "enmallados en plásticos. En este sentido, ha subrayado la labor que tiene esta entidad que junto a la ayuda ciudadana permite reparar "el daño que se les ha causado a estos animales".

La conservación y recuperación es una de las funciones que desempeña la Fundación para preservar la fauna marina y que también participa en la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana, en la que se encuentran integradas la Universitat de València, la Conselleria de Transición Ecológica y Emergencia Climática y la propia fundación.

Gente en las playas

En el caso de los cetáceos, estos se asisten en la playa por medidas de seguridad para que los animales estén más cerca de su hábitat y si necesitan más tiempo de recuperación se llevan a puntos específicos, como ha indicado la veterinaria de la Fundación del Oceanográfico, Consuelo Rubio.

La veterinaria ha asegurado que el motivo por el que se avistan un mayor número de cetáceos varados vivos en verano, es porque se trata de un periodo del año en el hay más gente en las playas, mientras que durante el resto del año lo que sucede es que se encuentran sus cadáveres, al haber menos probabilidades de que los encuentre la gente.

Rubio ha subrayado que cuando se encuentran estos animales en este estado, suelen estar afectados por alguna enfermedad, causa por la que se separan de los grupos con los que viajan y se acercan a la costa "bastante enfermos, aquejados por afecciones infecciosas como brucella, morbillivirus u otras enfermedades víricas y bacterianas, que en el caso de los cetáceos son enfermedades graves incompatibles con la vida".

Preguntada por si han apreciado un incremento del número de cetáceos varados en los últimos años, Rubio no ha advertido una variación significativa, ya que normalmente aparecen entre dos y tres ejemplares vivos y unos 30 muertos cada año. De hecho, en 2019 han hallado tres vivos y la cantidad de animales perecidos ha disminuido.

Las especies de cetáceos consideradas presentes y habituales, aunque más o menos fáciles de avistar en esta zona (demarcación marina levantino-balear) son el rorcual común, que mantiene pautas migratorias, el delfín mular, el delfín listado, el delfín común, el calderón común, el calderón gris, el cachalote y el zifio de Cuvier. De forma excepcional en los últimos años han avistado ejemplares de ballena jorobada y rorcual aliblanco; y en algunos casos varados.

En cuanto a las asistencias de peces, generalmente suelen llevar a cabo una asistencia primaria en la playa e intentar devolverlos mar adentro si su estado lo permite. Si no, se trasladan a las instalaciones de la Fundación. Las especies que más comúnmente aparecen son tintoreras, raya látigo pelágica o incluso manta raya.

Delfines frente a cetáceos

Preguntados por si han visto algún cambio en el comportamiento de los animales marinos debido al tráfico de barcos o por efectos del cambio climático, desde la Fundación afirman que en cuanto a tortugas, cetáceos y grandes peces "no han observado la visita de especies que antes no lo hicieran". "Lo que parece es que ahora que se está mucho más conectado que antes y si se produce la visita de alguna especie poco habitual o considerada excepcional, es más fácil que se registre y que la información se difunda".

Algo que sí han observado los investigadores de la Fundación son nuevas interacciones que se han desarrollado entre el delfín listado y el mular. Rubio explica que los delfines mulares, de mayor tamaño, están atacando a los listados y la principal hipótesis que barajan es que como consecuencia de la sobrepesca, ambos mamíferos se ven obligados a luchar por el mismo alimento.

En cuanto a si han apreciado una mayor concienciación ecológica entre la población, Rubio ha respondido que la gente siempre ha apoyado sus campañas y acciones, y lo que se han encontrado es que, gracias a las campañas del Oceanogràfic, tanto con los visitantes como de puertas a fuera, se tiene una mayor información y concienciación sobre todo en cómo tratar a los animales varados.

Para ello, ha puesto como ejemplo la campaña 'Tortugas en el Mediterráneo' en la que se han implicado las instituciones integrantes de la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana y todos los Ayuntamientos de la Comunitat, Murcia y Baleares.