Las Fuerzas de Seguridad extremarán la seguridad y Olivas solicita «tranquilidad»

Un día después del brutal atentado de ETA en Santa Pola, los ministros de Interior y de Trabajo, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, respectivamente, y el presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, mantuvieron una reunión ayer con altos mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Olivas trasladó un mensaje de «serenidad y tranquilidad» a todos los ciudadanos y «en especial a todos los turistas porque se está extremando la seguridad».

ABC/A. C.
Actualizado:

BENIDORM/SANTA POLA/ VALENCIA. «Serenidad y tranquilidad». Ese es el mensaje que quisieron trasladar el presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, y los ministros Eduardo Zaplana y Ángel Acebes a los empresarios turísticos horas después de que ETA asesinara a dos personas en Santa Pola. Precisamente, los dos ministros, junto a José Luis Olivas, tenían previsto entrevistarse con los representantes de la patronal turística para tratar aspectos relacionados con la seguridad. Ya por la tarde, se reunieron con altos mandos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

El presidente de la Generalitat solicitó «tranquilidad y serenidad» a los ciudadanos en general y «en especial a los turistas que están pasando sus vacaciones en la Comunidad» y añadió que «se están extremando las medidas de seguridad» tras el atentado del pasado domingo. Por ello incidió en que «no hay que provocar ningún tipo de alarma injustificada, puesto que se están reforzando las medidas de seguridad que ya existían».

Por su parte, Eduardo Zaplana trasladó a los empresarios que «se han reforzado absolutamente todas las medidas de seguridad y, por lo tanto, la gente debe saber que no hay motivo de inquietud». Por ello insistió en que hay que tener confianza y en estos momentos es cuando hay que sacar fuerzas de flaqueza para tenerlas en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que han cosechado importantísimos éxitos en su actuación». Zaplana consideró «necesario» recordar que se han desarticulado comandos que tenían como misión en los últimos meses realizar atentados en esta zona» y criticó «la irracionalidad de los asesinos» cuya intención es «causar el terror».

Evitar los pillajes

Sin embargo, cada vez que se produce una tragedia como la de Santa Pola hay desalmados que aprovechan la coyuntura para delinquir. Por ese motivo, la Policía Local de la población alicantina envió varios agentes a la zona en la que se perpetró el atentado para evitar pillajes y robos en las casas desalojadas, según señalaron fuentes de la misma.

En total han sido 250 las viviendas afectadas, en la que los enseres personales y objetos de valor han quedado al descubierto, por lo que la dotación policial será permanente para preservar los bienes de los vecinos afectados hasta que éstos puedan retornar a sus respectivas viviendas cuando se recobre la normalidad en la localidad alicantina.

Los turistas que estos días han elegido Santa Pola recibieron el mensaje lanzado por las fuerzas políticas, ya que las agencias de viajes y hoteles de la localidad consultados por ABC coincidieron en señalar que el día siguiente había estado marcado por una «relativa tranquilidad».

Así, en los hoteles Polamar, Quatre Llunes, Marina Palace y Patilla «apenas se han cancelado reservas». Todos ellos coincidían en calificar la jornada como «normal», ya que «no se ha marchado nadie antes de lo previsto». Incluso, consideraban que «iba a ser peor y sí iba a repercutir». Comentaron que «los clientes extranjeros han preguntado lo que había sucedido pero la mayoría conocen lo que sucede en España con ETA».

Asimismo, el director del hotel Meliá en Alicante, Julio Pingarrón, puso por ejemplo a «un matrimonio vasco que ha mostrado su solidaridad con la provincia y ha decidido quedarse porque marcharse sería darle la razón a los asesinos».

Por su parte, las agencias de viajes consultadas por ABC coincidieron también en señalar que «no se han producido cancelaciones» y que «el atentado no ha tenido repercusión». Sin embargo, el alcalde de Santa Pola, Francisco Conejero, indicó que un mes «clave como agosto se verá afectado por el atentado».