Imagen de archivo de niños entrando a un centro concertado
Imagen de archivo de niños entrando a un centro concertado - MIKEL PONCE
Valencia

FSIE reclama al Consell que dote a los centros sociales concertados de las mismas ratios que los públicos

El modelo de financiación afecta a 442 centros, de los cuales 217 son centros en su mayoría sin ánimo de lucro

VALENCIAActualizado:

FSIE-CV ha reclamado a la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que dote a los centros sociales concertados de ratios análogas a las de los públicos, según las necesidades de cada población, para evitar una atención a "dos velocidades".

Según ha destacado el sindicato en un comunicado, este modelo de financiación afecta a 442 centros, de los que 217 son centros que atienden a personas con diversidad funcional, en su mayoría sin ánimo de lucro.

FSIE ha señalado que la resolución por la que se convocan los acuerdos de acción concertada en materia de servicios sociales en el sector de la atención a personas con diversidad funcional para el año 2018 "supone un paso adelante en la consolidación de un modelo" que en teoría debe traducirse en "mayor estabilidad para los profesionales, mayor transparencia en la distribución y gestión de recursos y mayor calidad en el servicio".

Sin embargo, FSIE ha indicado que aún queda "mucho camino por recorrer" para que el modelo se implante de manera "generalizada" para que "todas las empresas, independientemente del tipo de titularidad, tengan las mismas posibilidades para acceder a la concertación, algo que no ha quedado reflejado en el texto legal, lo que va a suponer que los residentes en los diferentes tipos de empresas, y con respecto de los residentes en centros de titularidad pública tengan diferentes condiciones".

Por ello, ha instado a la vicepresidencia de Igualdad y Política Social, Mónica Oltra, a defender que todos los centros "partan con las mismas condiciones con las empresas, trabajadores y usuarios, para que el sistema sea justo y equitativo en uno de los sectores poblacionales más necesitados".

FSIE advierte de que la situación "afectará a los trabajadores que prestan sus servicios en estos centros, ya que las ratios que se van a aplicar van a ser distintas, si se trata de un centro de titularidad pública o de un centro concertado". Esto supondrá que la carga de trabajo que deberán soportar los trabajadores de centros concertados "será superior a la de los trabajadores de los centros públicos" y, por tanto, el servicio que se pueda prestar a los usuarios, "podría no ser el mismo".

"Es necesario que se haga una radiografía real de las necesidades de las diferentes poblaciones para que los recursos estén bien distribuidos y que todos los usuarios tengan las mismas condiciones de acceso y uso", ha señalado.

De esta manera, "no se producirán atenciones de primera y segunda categoría dentro de las personas que quieran hacer uso de este tipo de instalaciones, ni tampoco dentro de los profesionales que ejercen sus funciones dentro de las mismas", ha apuntado.

Para FSIE "se incurriría en un grave error si, desde el punto de partida, se dieran situaciones discriminatorias, en un sector que ya sufre discriminaciones al no tener atendidas, en la mayoría de los casos, el 100% de sus necesidades". Además, recalca que las necesidades "son muchas y que las diferentes leyes van intentando paliar, aunque a veces de manera demasiado lenta".

"Todos los residentes deben tener los mismos derechos y las mismas atenciones y esto se hace difícil cuando se producen diferencias en cuanto al tratamiento que se da a las diferentes empresas", añade.