Fomento sigue sin responder al trazado de AVE del Consell

J. R.VALENCIA. El 24 de enero del presente año, la Conselleria de Infraestructuras y Transportes remitió al secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación, Víctor Morlán, un estudio de

Actualizado:

J. R.

VALENCIA. El 24 de enero del presente año, la Conselleria de Infraestructuras y Transportes remitió al secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación, Víctor Morlán, un estudio de planeamiento elaborado por técnicos de la Generalitat en el que se explicaban unos informes previos para encontrar soluciones viables a la conexión de alta velocidad en el Mediterráneo, tanto desde el punto de vista territorial como de impacto ambiental.

El 9 de mayo, el departamento que entonces dirigía el conseller José Ramón García Antón remitió a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, el proyecto de trazado para la implantación de una línea ferroviaria de alta velocidad entre Castellón y la provincia de Tarragona, trayecto para el que no se ha diseñado por parte del Gobierno la duplicidad de vías para que evite la coincidencia con los trenes convencionales de pasajeros y mercancías.

«Imprescindible» y «urgente»

En la misiva a la ministra socialista, se le transmitía lo «imprescindible» y «urgente» que es la incorporación de este nuevo tramo de alta velocidad en la planificación estatal, dado el evidente cuello de botella que se va a producir en un futuro cercano.

Pero el esfuerzo, hasta el momento, ha sido baldío. Después de que hayan pasado casi diez meses, el Ministerio no se ha dignado si quiera contestar con la habitual cortesía de «lo estamos estudiando», y en la Generalitat se espera -más bien se desespera- alguna comunicación que sirva de acercamiento para iniciar el proyecto definitivo de la alta velocidad ferroviaria en todo el corredor mediterráneo.

La línea proyectada

El planteamiento del Consell es la construcción de una doble vía de ancho internacional para el tráfico exclusivo de viajeros con una velocidad máxima de circulación de 350 km/h y una mínima de 190 km/h en un trazado por el interior de la provincia de Castellón -cercano a la autovía de La Plana para evitar más impactos ambientales- de un longitud de 82,05 km, de los cuales 11,19 se repartirían en cinco túneles. La pendiente máxima en todo el recorrido sería de 25 milésimas.

Los municipios afectados son Castellón, Borriol, Pobla de Tornesa, Cabanes, Benlloch, Vilanova d´Alcolea, Torre Endom_nech, Coves de Vinromà, Salzadella, Sant Mateu, Xert, La Jana, Traiguera, Sant Jordi y Vinaroz; la cota más elevada del trazado se sitúa en Sant Mateu, con 402 metros, y la menor en la capital de La Plana, con 9 metros.

El coste del proyecto alcanzaría los 950 millones de euros y la Generalitat ha planificado que, como el trazado pasaría por Vilanova d´Alcolea donde se está construyendo el aeropuerto «Costa de Azahar», se planifique un enlace con el AVE. Además, se situaría un puesto de adelantamiento y estacionamiento de trenes en Traiguera y un puesto de banalización en Salzadella.