Imagen de un producto similar al que investiga la Fiscalía de Castellón
Imagen de un producto similar al que investiga la Fiscalía de Castellón - ABC
Castellón

La Fiscalía investiga la venta de clorito de sodio por internet como remedio para el autismo

El producto, conocido como MMS, fue retirado del mercado en 2010 por la Agencia del Medicamento por su riesgo para la salud

VALENCIAActualizado:

Nueva investigación relativa a la difusión de las pseudociencias. En este caso, la Fiscalía de Castellón ha incoado diligencias de investigación penal por la venta de clorito de sodio en esta provincia y a través de internet, un producto conocido como MMS y que fue retirado del mercado en 2010 por orden de la Agencia del Medicamento por su riesgo para la salud.

Además ha asignado un fiscal instructor tras recibir la denuncia de la Fiscalía General del Estado en relación con esta sustancia, comercializada como supuesto remedio para la mejora y curación de distintas patologías, entre ellas el autismo.

Según han informado fuentes de la Fiscalía de Castellón, tras recibir hoy el escrito de la Fiscalía General se ha acordado la apertura de diligencias y se ha nombrado instructor de la causa al fiscal delegado de Criminalidad Informática.

La Unidad Central de Criminalidad Informática de la Fiscalía General del Estado, dirigida por Elvira Tejada, investigó la denuncia presentada por el Secretario General de Sanidad y Consumo en relación con la publicación y venta a través de la red del clorito de sodio, según fuentes de la Fiscalía General.

Como resultado de las investigaciones, la Unidad Central de Criminalidad Informática acordó remitir copia a las Fiscalías de Lleida, Madrid, Castellón y Santa Cruz de Tenerife para que abran las oportunas diligencias y continúen la práctica de prueba, así como abrir expediente de seguimiento a los efectos de facilitar las necesidades de coordinación que pudieran surgir en un futuro.

Según la denuncia cursada el 24 de noviembre de 2018, el clorito de sodio, —un compuesto químico utilizado principalmente en la fabricación de papel—, que se comercializa con las siglas MMS, "fue retirado del mercado en el año 2010 por orden de la Agencia Española del Medicamento", al presentar "supuestas propiedades curativas que carecen totalmente de base científica".

«Pone en riesgo la salud de los consumidores»

Según dictamina la Agencia, esta sustancia "pone en riesgo la salud de los consumidores, como demuestran los numerosos casos de reacciones adversas, algunas de ellas graves, en pacientes que han consumido el producto".

A pesar de esta orden, Sanidad indicaba en su denuncia que "en la actualidad son diversos los sitios web a través de los cuales se está publicitando, facilitando y promoviendo" su uso.

La Unidad Central de Criminalidad Informática ante el temor de que los hechos denunciados pudieran integrar alguno de los delitos contra la salud pública del Código Penal, ha abierto diligencias de investigación penal para determinar desde dónde se lleva a efecto su publicidad, venta y difusión.