Las familias preguntan «dónde estaban los detectores de humo y el personal»

EPVALENCIA. Familiares de Esperanza Izquierdo, la anciana fallecida ayer en el hospital La Fe, denunciaron que nadie les avisara del fuego y pidieron una «explicación» de los hechos, al tiempo que

Actualizado:

EP

VALENCIA. Familiares de Esperanza Izquierdo, la anciana fallecida ayer en el hospital La Fe, denunciaron que nadie les avisara del fuego y pidieron una «explicación» de los hechos, al tiempo que pusieron en duda el buen funcionamiento de los detectores de humo.

En este sentido, Pepita, hermana de la anciana herida, indicó a Europa Press Televisión que «falló algo». Así, y en relación a la existencia de sistemas que detectan el humo de los cigarrillos, comentó que no sabe si «no funcionaron o no estaban». Por su parte, María Luisa Herráez indicó que sienten «mucho dolor y rabia» y que es «incomprensible» que pueda suceder algo así «y no digan nada» a la familia, al tiempo que mostró su sorpresa por el hecho de los ancianos «se quemaran tanto».

Herráez se preguntó, asimismo, «dónde estaban los detectores de humo y el personal». «Yo creo que si hubiera habido personal suficiente no tendría por qué haber ocurrido tanto», comentó al respecto, al tiempo que dijo desconocer si la desgracia se podría haber evitado o no, aunque mostró su creencia de que si se hubiera actuado «con más rapidez» los daños no hubieran sido «tan graves».

Nadie les avisó

Los familiares de Esperanza, que tenía el 75 por ciento del cuerpo quemado, se quejaron también de la falta de información sobre lo ocurrido por parte de la residencia que, según dijeron, no les llegó a avisar del incendio.

Herráez señaló al respecto que se enteró de la noticia al escuchar las sirenas y que avisó por teléfono a su suegra. Pepita, por su parte, pidió una «explicación» a los dueños de la residencia de «cómo, cuándo, dónde y en qué manera se produjo el fuego». Esta familia de Utiel considera que «falló algo» aunque de momento, y a la espera de las investigaciones, no tiene previsto iniciar ningún tipo de acción legal. En este sentido, Pepita dijo no entender cómo el fuego en vez de continuar hacia la calle «dio la vuelta y se metió en otra habitación».

Pepita y su familia lo están pasando mal, pues Esperanza «es una persona muy querida» y desde el principo albergaban pocas esperanzas de que pudiera sobreponerse a las lesiones.

Esta mujer, que aún no ha podido ver a su hermana, se desmayó ayer al conocer la noticia y afirma que no ha podido dormir en toda la noche. Y es que, según dijo, su hermana mayor lo es «todo» para ella.