Embarcación confiscada por la Guardia Civil el domingo en Santa Pola
Embarcación confiscada por la Guardia Civil el domingo en Santa Pola

La falta de agentes en alta mar permite a los narcos huir con 2.000 kilos de hachís

M. A. RUIZ COLL|VALENCIA
Actualizado:

Más de media tonelada de hachís procedente de Marruecos y ni un solo detenido. La Guardia Civil de Alicante intervino este fin de semana 600 kilos de hachís, después de que uno de los radares del sistema SIVE detectara que se estaba realizando una descarga de droga en la playa del Pinet (Santa Pola).

Sin embargo, los agentes no pudieron detener a ninguno de los integrantes de la red ni interceptar el resto del cargamento (que podría rondar en su conjunto los tres mil kilos) porque no había disponible ninguna patrullera de la Guardia Civil y porque el radar SIVE de Cabo Roig lleva varios meses averiado.

Según informaron fuentes oficiales, el dispositivo de vigilancia se puso en marcha sobre la una de la madrugada del domingo, después de que el radar de Santa Pola detectara que una embarcación rápida se aproximaba a la Playa del Pinet, donde varias personas hacían señales a sus tripulantes para indicar su posición.

Bajo mínimos

Hasta el lugar se desplazaron por tierra varias patrullas de la Guardia Civil, mientras los sospechosos descargaban la droga y la introducían en una furgoneta. Sin embargo, los narcotraficantes lograron huir cuando aparecieron los agentes, que confiscaron 20 fardos con 600 kilos de hachís, la propia furgoneta -cuyo robo había sido denunciado en Barcelona en 2007- y la lancha que transportaba la droga.

Al no haber ninguna patrullera de la Guardia Civil operativa, los agentes no pudieron detener a los tripulantes de la lanzadera en alta mar y el dispositivo de vigilancia tuvo que desarrollarse exclusivamente en tierra. Como ha informado este diario, hasta el pasado mes de noviembre las dos patrulleras de la Guardia Civil se turnaban para que, en todo momento, hubiera una embarcación vigilando en alta mar.

Pero desde que el pasado mes de diciembre entró en vigor la nueva reorganización del Servicio Marítimo, puede transcurrir una semana sin que ninguna de las dos lanchas se haga a la mar. Eso, es precisamente, lo que ocurrió el pasado fin de semana.

Expertos del Instituto Armado consultados por ABC estimaron que la lancha interceptada el domingo podía transportar no menos de 3.000 kilos de hachís, por lo que la cantidad que no pudo intervenir la Guardia Civil (unos 2.400 kilos) habría sido descargada antes en algún otro punto de la costa sin ser detectada por el SIVE.