Imagen de la falla del Ayuntamiento durante la mascletà de este sábado
Imagen de la falla del Ayuntamiento durante la mascletà de este sábado - ROBER SOLSONA

Fallas 2017«Nit de la Cremà»: el remate de la falla del Ayuntamiento desaparecerá en cinco minutos, no caerá

El artista Manolo García explica que la figura lleva «más de 10.000 kilos de madera» y está «cien por cien» hecha con este material

VALENCIAActualizado:

La parte superior de la figura principal de la falla municipal de Valencia «desaparecerá en menos de cinco minutos y no caerá», mientras que al resto le costará consumirse. Así lo explica el artista fallero Manolo García, autor del monumento, el frustrado pirulí diseñado por Santiago Calatrava de 41 metros de alto.

García, que lidera el grupo de profesionales encargado del monumentos municipal de este año, ha presenciado la mascletà de hoy desde el balcón del Ayuntamiento y ha destacado que la falla más alta de la historia lleva «más de 10.000 kilos de madera» y está «cien por cien» hecha con este material.

A preguntas de los periodistas, el artista del monumento «Valencia, Ca La Trava» con el que satiriza las trabas que se ha encontrado la ciudad, ha indicado que están organizando «un buen espectáculo para la Cremà» y ha augurado que la falla caerá «como una manzana».

«La parte de arriba, en menos de cinco minutos, va a desaparecer, se va a deshacer y no va a caer y lo otro va a costar mucho tiempo quemarse e intentaremos que caiga a la parte que queremos nosotros. Ahí los bomberos tienen mucho que hacer», ha apuntado.

García ha recibido la visita del equipo de reconocidos artistas con los que ha hecho la falla, Manolo Algarra, autor del ninot indultat; Julio Monterrubio, artista de la falla ganadora de la sección especial, Manolo Martín y Paco Pellicer, que le han mostrado su apoyo ante las críticas recibidas por el monumento, según ha relatado el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset.

«Manolo está contento porque ha conseguido plantar su sueño», ha defendido Fuset, quien ha resaltado que «convenció» a un jurado que como novedad este año, no estaba formado por políticos sino por entidades festivas y profesionales.

A su juicio, les convenció porque no solo presentaron un boceto sino un proyecto que podían defender los propios artistas, «por eso las deliberaciones tardaron más largas que en otras ocasiones».

Según el concejal, una de las razones por las que se decantaron por el proyecto de García fue «la ilusión que era capaz de transmitir con su proyecto para el que contaba con primeras espadas».

Fuset ha remarcado que García explicó la interactividad que se vio en el tombe, cuando fue levantada a pulso por casi 300 personas, así como que iba a ser de madera, un material que luce mucho en una falla, cuya cremà es la más vista y por tanto, ha de dar una imagen nítida, y que suponía el retorno de la sátira.

«Hemos visto como esa cabalgata de las trabas satiriza aspectos de la vida municipal y estatal desde el corredor mediterráneo, las políticas animalistas, el carril bici, los recortes e incluso la política de trasvases», ha agregado.

Ante las críticas que ponen en duda que la creación de García sea una falla, Fuset ha sentenciado: «Es una falla porque se quema, es de madera, la han levantado artistas falleros y sobre todo, algo que a veces se hecha de menos, es que tiene sátira y hay que poner en valor esa sátira y la capacidad creativa de esos artistas para que puedan hablar con sus fallas, aunque sea incómodo, también en la falla del Ayuntamiento».