Imagen de la entrada a urgencias del hospital Clínico de Valencia
Imagen de la entrada a urgencias del hospital Clínico de Valencia - ABC
Valencia

El exjefe de Urgencias del Clínico declara que obtuvo Viagra con la tarjeta de un familiar muerto por error

El acusado niega la estafa en su declaración en el juicio por el que la Fiscalía pide cinco años de cárcel

VALENCIAActualizado:

El médico denunciado por estafa tras haber obtenido varias cajas de un medicamento contra la disfunción eréctil con la tarjeta sanitaria de un familiar suyo recientemente fallecido ha declarado hoy en el juicio que todo fue un error administrativo y que no tuvo intención de estafar.

El juicio contra este médico, exjefe del servicio de Urgencias del Hospital Clínico y para el que la Fiscalía pide 5 años de prisión y una multa de 6.000 euros por falsedad documental y estafa, se ha iniciado hoy en los juzgados de València por el procedimiento del jurado.

En su declaración ha negado los hechos y ha explicado que su familiar fallecido sufría hipertensión pulmonar, que requería el citado medicamento, cuyo principio activo es el mismo que el de otros indicados para la disfunción eréctil.

Según el escrito de calificación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, el servicio de Neumología del citado hospital realizaba el seguimiento clínico del tío del acusado, diagnosticado de enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa con insuficiencia respiratoria crónica, motivo por el cual se encontraba en tratamiento domiciliario con oxígeno.

Desde octubre de 2009 y prevaliéndose de su cargo y de su amistad con el jefe del servicio de Farmacia, el acusado se puso en contacto con él para comentarle los problemas de su tío, sin mostrarle su historia clínica, le dijo que su tío padecía hipertensión pulmonar y le habló sobe la conveniencia de administrarle el medicamento Revatio, siempre según el relato del fiscal.

Este medicamento fue prescrito por el responsable de farmacia del centro sanitario y retirado mensualmente por el acusado, que obtuvo nueve cajas hasta el fallecimiento de su tío en septiembre de 2010.

A partir de este momento, el médico procesado ocultó el fallecimiento al jefe de farmacia para seguir obteniendo este medicamento y pudo retirar cinco cajas más hasta que las irregularidades fueron detectadas por el personal de farmacia del Clínico, que denunció los hechos a la Conselleria de Sanidad.

Ni en la historia clínica del tío fallecido, ni en la del padre, a quien el acusado dice que administraba Revatio, hay constancia de problemas de hipertensión pulmonar.

El precio de cada caja de Revatio (cuyo principio activo es Sildefanilo, el mismo que LA Viagra), se sitúa entre los 490 y los 511 euros, según el escrito de acusación de Fiscalía, y la Generalitat reclama al acusado 4.540,56 euros.