Arcadio Mateo, durante la comisión de investigación en las Cortes
Arcadio Mateo, durante la comisión de investigación en las Cortes - ROBER SOLSONA
Política

Un exdirector de Acuamed no ve «casual» que empresas vinculadas a Crespo Gomar optaran a contratos

Un responsable de finanzas de Compromís-Bloc no explica los servicios prestados por la agencia de comunicación investigada

VALENCIAActualizado:

La comisión de investigación en las Cortes Valencianas sobre la presunta financiación irregular de PSPV y Bloc ha dejado este miércoles ciertos momentos de tensión entre comparecientes y portavoces de grupo. Ha ocurrido en el turno del exdirector general de Acuamed entre 2012 y 2016, Arcadio Mateo, quien se encuentra imputado en el presunto caso de corrupción en torno a esta empresa pública, pero denunció gastos millonarios de publicidad en etapas anteriores a la suya que abrieron un nuevo frente judicial.

Los enfrentamientos se han producido especialmente con el grupo socialista -aunque también con Compromís- por cuestiones relativas a su imputación, aunque otras afirmaciones (como «venga va, que usted es joven pero tiene pinta de inteligente») han ido dirigidas al portavoz de Podemos, Antonio Estañ.

Ya sobre el objeto de la comisión, Mateo ha criticado que Acuamed gastara 7,5 millones de euros en 47 contratos de publicidad en 2007, precisamente en campaña electoral, dos de ellos con Crespo Gomar.

En lo relativo a esta agencia de comunicación, la juez que ha instruido la causa en Valencia hizo hincapié en su auto en que otras sociedades vinculadas a Crespo Gomar se presentaron a un concurso público de Acuamed, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente (dirigido por Cristina Narbona), en 2007. El objetivo era elaborar acciones comunicativas que promocionaran las bondades de las desaladoras en Denia y Torrevieja (por 205.000 euros y 200.000 respectivamente). El primero se lo llevó Crespo Gomar y el segundo Publicaciones Miracasa.

Junto a los contratos de servicios de comunicación, días después se sacaron a licitación otros dos contratos, uno para cada desaladora, por importe de 60.000. Aquí, en opinión de la juez, se observa un fraccionamiento de contratos que contraviene la ley.

En todo este proceso se presentaron, remarca el auto, empresas del mismo grupo, las cuales «omitieron dicha circunstancia, pese a estar obligadas a ello, con una clara limitación del principio de concurrencia pública». Junto a Crespo Gomar, aparecían como licitadores L y C Estudio Fotográfico, sociedad vinculada con la primera, y Publicaciones Miracasa.

En la contratación del servicio de organización de eventos y gestión de un local por importe de 60.000 euros también se presentaron sociedades vinculadas a Crespo Gomar, como Silvia García S.L., a quien se adjudicó uno de ellos.

«La punta del iceberg»

«¿Qué casualidad, no?», se ha preguntando irónicamente Mateo preguntado sobre estos hechos en la comisión. «El modus operandi era muy parecido» y en él se repite el no superar el máximo de 211.000 euros para poder hacer un concurso «restringido» y que se presentaran «tres empresas que selecciona Acuamed» y, de ellas, se escogía la que se consideraba conveniente con una evaluación técnica y por el precio.

Así, ha detallado que en los dos contratos que él ha puesto en conocimiento del juez, uno era con la desaladora de Dénia y se presentaron Crespo Gomar, una filial suya llamada Miracasa, y una tercera mercantil, precisamente las mismas que también aspiran a llevarse el otro contrato con la desaladora de Torrevieja.

«En mi pueblo esto es blanco y en botella porque son tres empresas seleccionadas: dos comunes y una de relleno. Esto mismo se repite seis o siete veces», ha señalado.

Al ser preguntado por si esta fórmula se repetía a nivel nacional, el compareciente ha contestado: «Ustedes están investigando este trocito de Valencia, pero alguien ha hablado de la Gürtel del PSOE. Crespo Gomar es la punta del iceberg», ha aseverado para afirmar que «esta operativa de Acuamed de 2007 es de ámbito nacional».

«Yo no sé qué pasó en ese año, pero aseguro que en 2011 no tuvo ese modus operandi y también hubo elecciones. Lo que no es normal es que una empresa pública se gaste el 74% de sus ingresos en publicidad en año electoral», ha comentado.

No admite la mala praxis que el Bloc alegó

Por la tarde le ha tocado el turno a Xavier Martí, responsable de finanzas de Compromís-Bloc y autor del informe interno de los nacionalistas sobre la financiación. Al igual que en este documento, no ha sido capaz de justificar los servicios prestados por Crespo Gomar. La mayoría de facturas no las encontraron, aunque sí hallaron dos de la campaña electoral de las municipales de 2007. Una de 34.800 euros con el concepto «Trabajos de publicidad para las elecciones» y otra de 40.000 euros con el concepto «Trabajos elecciones municipales».

Estadillo atribuido a Crespo Gomar en la que aparecen los pagos para financiar supuestamente al Bloc
Estadillo atribuido a Crespo Gomar en la que aparecen los pagos para financiar supuestamente al Bloc - ABC

Ambas cantidades aparecen en una tabla que la investigación considera que pertenece a Crespo Gomar llamada «Estado cuentas Bloc». En ella se desgranan los presuntos pagos de terceras empresas para financiarles cuestiones como publicidad, fotografías de candidatos o la famosa campaña «Adéu PP», en la que se llegó a fletar una avioneta. Sólo esas dos cifras a las que hace referencia el Bloc en su informe son precisamente atribuidas a ellos en ese estadillo.

El responsable de finanzas, que ha negado la supuesta financiación irregular, no ha podido aportar nada relativo al presupuesto de campaña y ha instado a preguntar a Esquerra Unida sobre la documentación de los comicios autonómicos a los que acudieron en coalición puesto que el administrador electoral era de ese partido.

Tampoco ha admitido -al igual que la portavoz de Compromís en la comisión- que hubiera «mala praxis contable», algo que l a propia formación reconoció en el comunicado oficial que mandó tras elaborar su informe interno.