Retirada de uno de los dos cadáveres hallados en Finestrat
Retirada de uno de los dos cadáveres hallados en Finestrat - EFE
Alicante

Un examen balístico de la escopeta revela que el hombre pudo matar a la mujer en Finestrat y suicidarse

El arma fue encontrada debajo del cadáver masculino, pero no es incompatible con que se disparara a sí mismo

ALICANTEActualizado:

Un examen balístico de la escopeta y los indicios apuntan a que el hombre pudo matar a la mujer en Finestrat y luego suicidarse, según la hipótesis más probable que baraja la Guardia Civil sobre el hallazgo de los dos cadáveres.

Fuentes cercanas al caso han informado a Efe de que esa es la principal línea que baraja la policía judicial de la Guardia Civil, tras el examen forense y otras diligencias practicadas, entre ellas balísticas, aunque han subrayado que todavía no se descartan definitivamente otras hipótesis, como la participación de una tercera persona.

Además, no está confirmado que se trate de un episodio de violencia machista ya que aún no se ha esclarecido la relación entre los dos fallecidos, ella de 33 años y él de 40.

Los cadáveres de Pedro Ll., de 40 años, y María B.B., de 33, fueron encontrados por la Guardia Civil sobre las 13 horas del lunes en una casa ubicada en el número 32 de la partida Alquería, en la citada localidad alicantina.

Un hombre que se presentó como el actual compañero sentimental de la fallecida había denunciado previamente su desaparición.

Los vecinos de la zona aseguran que escucharon entre tres o cuatro detonaciones que podrían corresponderse con disparos entre las 11 y las 11.30 horas.

Pese a las dudas suscitadas por la posición poco habitual en la que fue encontrada la escopeta, debajo del cuerpo del fallecido, la autopsia realizada al hombre considera que su muerte "es compatible" con un suicidio.

Un tercero

En cualquier caso, los investigadores siguen sin descartar la participación de una tercera persona en el suceso y mantienen abiertas "varias líneas de investigación", han precisado estas fuentes.

Los informes de balística complementarán ahora la investigación y deberán confirmar que la escopeta intervenida fue la que se empleó para el crimen, así como definir el mecanismo y la trayectoria de los disparos mortales.

Además, la Guardia Civil está indagando si los fallecidos eran o habían sido pareja sentimental, lo que determinaría la calificación del caso como violencia machista, o si eran solo amigos, como se desprende de algunos testimonios, según las fuentes de la investigación.