Esteban González Pons, junto a Pablo Casado, en una imagen de archivo
Esteban González Pons, junto a Pablo Casado, en una imagen de archivo - MIKEL PONCE
Política

Esteban González Pons resurge como opción en el PP para la alcaldía de Valencia

El entorno de Casado apunta al dilema de elegir entre un perfil bajo o alto, pero descarta que sea en función de los apoyos en las primarias

VALENCIAActualizado:

«Esteban nunca ha estado descartado. Y ahora tampoco. Él sabe jugar su estrategia, pero su intención real no es fácil saberla». Estas afirmaciones representan a varias voces del PP valenciano y a alguna del PP nacional dentro de las predicciones que circulan por el partido durante las últimas semanas. La intención de Génova de abordar el candidato a la alcaldía de Valencia en septiembre -tal como publicó ABC- también ha acelerado, de nuevo, las quinielas, aunque en ocasiones el nombre definitivo puede que ni siquiera esté en ellas.

Fuentes de la formación cercanas a la cúpula nacional aseguran que su líder, Pablo Casado, todavía no ha verbalizado nada al respecto puesto que no se ha sentado a pensarlo, pero vaticinan dos opciones: que se decante por un perfil alto o por uno más bajo. En el primer caso, únicamente aparece por el momento el portavoz popular en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, quien ha querido autodescartarse de esta carrera desde hace varios meses. Incluso se llegó a hablar de un pacto con Mariano Rajoy.

El contexto, sin embargo, ha cambiado. Con Casado al frente ya no existe ese supuesto acuerdo y, además, su situación en Bruselas puede no ser tan cómoda como hasta ahora. Sobre todo si se confirmase el puesto de María Dolores de Cospedal como cabeza de cartel en las europeas, lo que según interpretan algunas personas del partido aumentarían las posibilidades del exministro para regresar a Valencia. «Esteban está bien valorado por Pablo, y es consciente de que el grado de conocimiento es un factor importante. Podría conseguir convencerle de quedarse en Bruselas, pero también que acabara por no poder negarse a volver», señalan.

Si esta posibilidad dejara de existir, los nombres valencianos parecen reducirse. De un lado, el presidente de la gestora en la ciudad, Luis Santamaría, ha salido reforzado del congreso después de ser una de las personas que más se movilizó a favor de Casado. Conocida es su intención de encabezar la lista para la alcaldía y en Génova han pedido referencias sobre su perfil.

Pero si éste tiene que ser negociado con la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, no parece que vaya a ser el nombre que ponga encima de la mesa. Su preferencia está con el portavoz popular en el Ayuntamiento, Eusebio Monzó, aunque hay quien apunta a que pudiera querer lanzar a un independiente, algo que no es del todo bien visto en Génova. Tampoco mencionan a la diputada autonómica María José Català, quien llegó a sonar fuerte como opción.

«El nombre lo decidirá Pablo, pero lo hablará con Isabel. Lo que desde luego no va a ocurrir es que vaya a premiar a los que lo han apoyado o a perjudicar a aquellos que no. Sabe que tiene que poner al mejor porque lo importante es ganar las elecciones», indican fuentes cercanas al líder del partido, las cuales remarcan las opciones reales que consideran que tienen de recuperar la alcaldía de la mano de Ciudadanos.

Aunque hacen hincapié en esta negociación entre las dos direcciones y en que es necesario normalizar las relaciones, no ocultan que a Casado no le hizo «mucha gracia» el hecho de que Bonig no lo apoyara públicamente o de que no supiera, al menos, «parar» que el resto de la cúpula regional no mantuviera la neutralidad (se pusieron del lado de Soraya Sánez de Santamaría). «Él intercedió por ella en momentos muy complicados y esperaba un gesto durante las primarias», apuntan. En cualquier caso, sostienen que la relación es buena.