Los empresarios agrícolas estudian el modo de contratar a inmigrantes

VALENCIA. ABC
Actualizado:

Los empresarios agrícolas de la Comunidad Valenciana y CC.OO. hicieron ayer una propuesta para que los inmigrantes sin papeles puedan regularizar temporalmente su situación, una vez entre en vigor la nueva Ley de Extranjería el día 23. Para desbloquear la contratación de «ilegales», los empresarios agrícolas proponen una suerte de acuerdo sectorial para contratar, temporalmente, a los inmigrantes necesarios en las producciones. Los empresarios y el sindicato les habilitarían albergues en condiciones y acumularían un depósito para pagar luego, en caso de regularización, sus cotizaciones a la Seguridad Social.

El sindicato Comisiones Obreras y la Asociación Profesional de Empresarios de Cooperativas Agrarias (APECA) estudian presentar a la Delegación del Gobierno un protocolo que permita la contratación de inmigrantes ilegales. El presidente de APECA, Miguel Cervera, afirmó que el acuerdo está dirigido a los 5.000 inmigrantes que en la Comunidad solicitaron en diciembre regularizar su situación y les fue denegado.

El responsable de las cooperativas agrícolas valoró la filosofía del acuerdo puesto que «permitiría desbloquear la contratación de inmigrantes y solucionar la falta de mano de obra para la próxima campaña de fruta que comienza en abril».

UN CONVENIO MARCO

Por su parte, el secretario de acción sindical de Comisiones Obreras, Juan Pedro García, explicó que el acuerdo consistiría en «una especie de convenio marco» que en principio sólo vincularía al sindicato y a la patronal agraria APECA aunque «podría ser ampliable a otros colectivos en un futuro».

La iniciativa establece como primera acción que los agricultores concreten el número de trabajadores que necesitan para la recolección de las diferentes campañas citrícolas y que identifiquen «con nombres y apellidos» a cada jornalero así como el lugar en donde ha de desempeñar su labor. Según esta propuesta, los inmigrantes trabajarían con contratos eventuales, estipulados en el actual convenio de recolectores de cítricos, y a partir de la segunda temporada podrían pasar a ser fijos discontinuos en la empresa. El responsable sindical afirmó que, una vez realizados los contratos, las dos organizaciones acudirían a la Administración para solicitar la revisión de la solicitud de legalización de estos inmigrantes.

Explicó que «sin tener regulada su estancia legal en España, los inmigrantes contratados no podían ser dados de alta en la Seguridad Social» por lo que la patronal y el sindicato abrirían una cuenta en la que se recogerían las cotizaciones. «Una vez aprobada la solicitud de legalización, los empresarios darían de alta en la Seguridad Social a los trabajadores y trasladarían el dinero depositado en la cuenta a la Tesorería de la Seguridad Social», expuso García.

Asimismo, ambas organizaciones habilitarían albergues para dar un trato digno a los inmigrantes mientras que Comisiones Obreras actuaría como interlocutor social.

La Asociación Profesional de Cooperativas Agrarias está estudiando la viabilidad de la propuesta y su aprobación se tratará en la próxima junta de la asociación el día 25.