Imagen de una protesta de los educadores
Imagen de una protesta de los educadores - ABC
Comunidad Valenciana

Educadores de especial e infantil: ni una plaza para un colectivo con el 80% de interinos y el 90% de mujeres

Los sindicatos denuncian que la Oferta de 2017 mantiene «la precariedad del colectivo» y convocan una huelga este miércoles

VALENCIAActualizado:

El sindicato CGT ha denunciado este lunes que la oferta de ocupación de 2017 de la Generalitat «mantiene en la precariedad al colectivo de los educadores». De acuerdo con la central, el Consell «no ofrece ninguna plaza de educador especial o de infantil a pesar de que en la actualidad el ochenta por ciento son interinos».

Según explica la CGT, «los educadores son un colectivo muy numeroso, formado por cerca de mil funcionarios repartidos por las escuelas e institutos públicos de la Comunidad Valenciana». El 90 por ciento son mujeres. El sindicato denuncia al respecto que, pese a la «alta precariedad» de este colectivo, con porcentaje de interinidad que alcanza el ochenta por ciento, «la Generalitat no prevé sacar ninguna plaza de educador».

Aunque los educadores desarrollan su trabajo en centros educativos, dependen orgánicamente de la Conselleria de Justicia.

Para la central, tanto esta Oferta Pública de Empleo (OPE), como las precedentes, « son un fracaso del conseller de Educación, Vicent Marzà, porque no contempla ninguna plaza de educador». Al respecto, el sindicato argumenta que «cuando la Generalitat oferta ochocientas plazas en convocatorias de estabilización de ocupación y ninguna es de educador supone que se está abandonando la educación inclusiva».

Según CGT, la «publicación de esta Oferta es una provocación del conseller al colectivo de educadores, en puertas de una nueva jornada de huelga». Así, este miércoles, CGT, Intersindical Valenciana y CSIF convocan el cuarto día de huelga en el sector para este curso escolar. Además, se celebrará una manifestación que partirá a las doce de la mañana desde la Plaza del Ayuntamiento de Valencia.

CGT considera que la Conselleria de Educación «mantiene la precariedad actual de los educadores porque de esa forma facilita consolidar las prácticas abusivas de la Administración, donde es estructural la injerencia de la Inspección Educativa en las condiciones laborales y las direcciones de los centros aplican la normativa de función pública de manera discrecional; una práctica extendida durante los años de Gobierno del PP».