Romero y Paternina contemplan las fotografías en soporte de cristal. Antonia Martínez

Una donación permite reconstruir la memoria fotográfica hasta los años 50

La memoria fotográfica de Alicante desde los años 20 a los 50 se podrá contemplar en el Archivo Municipal dentro de pocos meses. A la donación realizada por Paco Sánchez de fotografías del periodo 1930-50, se une la de Manuel Senante Lamaignere compuesta por casi 4.000 fotografías en soporte de cristal que abarcan la década de los años 20 y principios de la de los treinta.

ALICANTE. Sánchez Moreno
Actualizado:

Doscientas cajas de fotografías —negativos y positivos— conteniendo cada una de ellas unas 20 ó 25 fotografías en soporte de cristal, mediante la modalidad estereoscópica, ha donado Manuel Senante Lamignere al Archivo Municipal de Alicante (AMA). Proceden del archivo de Alfredo Lamaignere, quien fuera consignatario de buques y, debido a esta profesión, tuviera que viajar mucho.

El total de las 4.000 fotografías —así lo calculó ayer el edil de Cultura, Pedro Romero— son de temas variados como familiares, grupos de niños, vistas de Alicante, Playa de San Juan, Torremanzanas, Benidorm, Santa Pola, Madrid, Biarritz, París, Zarauz, entre otras. Son del periodo comprendido entre 1922 y 1932.

PARTICULARES

Romero, a quien acompañó la directora del Ama, María Jesús Paternina, valoró lo que suponen las donaciones de particulares. De ésta, en particular, subrayó lo que puede suponer para conocer la memoria fotográfica de Alicante desde principios de siglo y hasta los años 50 porque enlaza con la que el fotógrafo Paco Sánchez hiciera en su día y que abarca desde los años 30 a mitad de siglo.

Explicó Paternina que las fotografías podrán ser vistas por los investigadores después de ser sometidas a un proceso técnico. Subrayó Pamblanco la importancia de esta doble aportación, corroborada por Luis García Berlanga en su última visita —afirmó—, de cara a la futura Ciudad del Cine.

CARTELES Y PROGRAMAS

Una colección de 46 carteles de teatro del periodo comprendido entre 1843 y 1906 donada por un anónimo figura también desde los últimos días en el Ama. Anuncian actuaciones de teatro, ópera, zarzuela, compañías cómicas y dramáticas de profesionales o aficionados, tanto en castellano como en valenciano.

Uno de los aspectos significativos de esta donación, comentó Romero, estriba en el hecho de que algunos de esos teatros son, actualmente, casi desconocidos. En uno de esos carteles se anuncia la inauguración de la Sociedad de Conciertos en 1895.

Asimismo, Carmen Frías García ha donado una colección de programas de cine de 1918 a 1936