Imagen de Wilmer Arias y el doctor Pedro Cavadas tomada este jueves en el hospital de Manises - MIKEL PONCE | Vídeo ATLAS
Sanidad

Cavadas, tras su último «milagro»: «Le hemos regalado la vida a una persona que estaba partida en dos»

Wilmer Arias, tetrapléjico desde los nueve años, contactó con el doctor español desde Guatemala y ahora puede desplazarse en silla de ruedas

VALENCIAActualizado:

«Ahora puedo ir a la playa, estar tirado en un sofá, acostarme boca arriba, estar en silla de ruedas sin dolor todo el tiempo en mi cuerpo». Así describe su nueva vida Wilmer Arias, quien ha sido sometido a un tratamiento para reconstruir su columna vertebral y cerrar una úlcera lumbar. Con él, el doctor Pedro Cavadas ha anotado un nuevo caso de éxito a su dilatada trayectoria profesional: «Le hemos regalado la vida a una persona que estaba partida en dos. La Medicina es aliviar sufrimiento y reconducir vidas».

En este ocasión, ha unido la columna vertebral a la pelvis usando hueso del peroné a un paciente que se quedó tetrapléjico cuando apenas tenía nueve años. Wilmer Arias tiene ahora veintiocho y ha pasado de estar postrado en una cama a poder desplazarse en una silla de ruedas: «El doctor Pedro Cavadas me ha dado una segunda oportunidad para seguir con vida».

Arias, natural de Guatemala, quedó en esta situación como consecuencia de una bala perdida en su columna vertebral. La lesión le provocó una úlcera, a priori, incurable. En su país le dijeron que su caso no tenía solución. Una enfermera llamada Marta le habló de Pedro Cavadas, con quien se puso en contacto con la esperanza de pudiera ayudarle.

Imagen de Wilmar Arias tomada cuando era un niño
Imagen de Wilmar Arias tomada cuando era un niño - ABC

El doctor valenciano se puso de inmediato manos a la obra. «Ha sido un camino difícil, pero ahora estoy aquí con muchos planes de futuro y ganas de continuar adelante», ha afirmado el pacientes durante una comparecencia junto a Cavadas, en el hospital de la localidad valenciana de Manises, donde se practicó la operación tras llegar a España en marzo de la mano de la Fundación de Cavadas para someterse a dos operaciones.

Presentaba como complicación de su tetraplejia una úlcera lumbosacra masiva con pérdida de vértebras lumbares y hueso sacro, lo que ocasionaba una disociación completa pelvirraquidea que le imposibilitaba estar sentado. «Estaba partido en dos, en cama todo el día y con riesgo vital», ha señalado.

Imagen de Wilmar Arias en la playa tomada tras la doble intervención
Imagen de Wilmar Arias en la playa tomada tras la doble intervención - ABC

Cavadas ha detallado que la técnica para volver a unir la columna vertebral con la pelvis en este caso ha sido «extremadamente compleja» al tratarse de una herida infectada: «Hemos realizado una operación microquirúrgica en la que se ha utilizado hueso del peroné y piel de las extremidades inferiores para poder unir los restos de la pelvis a la columna lumbar. Se han llevado a cabo dos operaciones, la más compleja de ocho horas. La evolución del tratamiento ha sido excelente, el paciente ya es capaz de estar sentado y volverá en los próximos días a su país para seguir con su vida».

En una primera intervención se limpió la zona afectada y se colocó un fijador externo entre la columna y la pelvis. En la segunda se le unió la columna vertebral a la pelvis mediante una transferencia de huesos y piel de la pierna derecha.

Imagen de Wilmer Arias y el doctor Pedro Cavadas tomada este jueves en el hospital de Manises
Imagen de Wilmer Arias y el doctor Pedro Cavadas tomada este jueves en el hospital de Manises - MIKEL PONCE
Pedro Cavadas, sobre el paciente: «Estaba partido en dos, en cama todo el día y con riesgo vital»

El cirujano valenciano ha detallado que «se trataba de un caso complicado. Es un paciente muy frágil con una herida infectada con hueso muerto. El reto era no generar complicaciones durante la operación porque tiene que volver a su país». De hecho, Wilmer Arias retornará en los próximos días a Guatemala para seguir con sus estudios de Administración y Direccción de Empresas en la Universidad Landívar en Antigua. El último «milagro» del doctor Cavadas ha permitido que este guatemalteco recupere su vida. El próximo capítulo todavía está por escribir.