El zoo se despide de Viveros

P. A. O.VALENCIA. Allá por 1965, un equipo encabezado por Ignacio Docavo decidió poner el marcha el primer zoológico de la ciudad de Valencia. Para ello, y debido a la falta de recursos económicos, se

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

P. A. O.

VALENCIA. Allá por 1965, un equipo encabezado por Ignacio Docavo decidió poner el marcha el primer zoológico de la ciudad de Valencia. Para ello, y debido a la falta de recursos económicos, se valieron de las donaciones de particulares y de los animales de un circo que se acababa de desmantelar. Ése fue el inicio de unas instalaciones que, situadas junto a los Jardines del Real y convertidas en un referente para varias generaciones de jóvenes valencianos, van a cerrar sus puertas el próximo mes de julio.

El paso del tiempo ha hecho más visibles las carencias del zoológico. A pesar del encomiable trabajo de los empleados, los 9.000 metros cuadrados con los que cuenta el centro se quedaban cortos para los cerca de 90 mamíferos y 100 aves que han habitado durante los últimos años las instalaciones. Los tiempos cambian, algo que se comprueba con el nombre del futuro recinto que va a reemplazar al actual: el zoológico pasará a llamarse Bioparc, un centro que contará con 95.000 metros cuadrados y que mejorará la calidad de vida de los numerosos especímenes que se trasladarán allí desde el centro de Viveros.

Durante las más de cuatro décadas en las que ha estado abierto el zoológico, varios animales han sido los protagonistas del zoológico. Mamíferos como el chimpancé Tarzán o la leona Noya fueron de los preferidos entre los visitantes. Y también guarda el recuerdo de sucesos más trágicos, como la «fuga» de Coco, un chimpancé que tuvo que ser sacrificado por la Policía ante la amenaza que suponía para la población.

La apertura al público del Bioparc, que se espera que se produzca en septiembre, ha acelerado el fin del veterano zoológico, cuyos responsables han propuesto que perviva convertido en una fundación dedicada a las actividades de divulgación, estudio y conservación de la fauna salvaje para así poder continuar prestando a los valencianos un servicio que se inició hace cuatro décadas.