Descastada novillada y percance de Durán en Valencia

Actualizado:

RAFAEL CARRIÓN

VALENCIA. En un tercio de su aforo se cubrieron los tendidos de la plaza, para presenciar el tercero de los festejos de abono de esta Feria de Julio.

De los novillos titulares pertenecientes a la ganadería de María José Barral finalmente se lidiaron cinco, el último como sobrero. Todos ellos exhibieron una desigual presencia y fueron pobres de cara, además de lucir poca casta y escasez de fuerzas. El tercero resultó el mas manejable para el torero. Precisamente este ejemplar propinó una voltereta a Juan Carlos Durán de la que salió con rotura del colles del brazo derecho, teniendo que pasar a la enfermería sin poder rematar con la espada, una faena muy templada y ligada.

Dámaso González, espada que abría plaza, después de un templadísimo y esperanzador comienzo, vio como el novillo se paró de repente y se tuvo que conformar con acortar distancias para tratar de poner algo de emoción al trasteo. Otro arrimón se pegó ante su segundo cuando a este se le terminaron las fuerzas. Anteriormente consiguió alguna serie templada con la mano derecha de un estilo muy fiel al de su antecesor.

Y de Luis Miguel Casares muy poco se puede decir, ya que ninguno de los tres novillos que pasaportó ofrecieron claras posibilidades de éxito. En su haber destacar algún muletazo suelto a su segundo, así como la parte final de este trasteo, cuando el novillo se rajó en las tablas y el novillero terminó metido entre los pitones. También destacó en una templada y sentida serie con la mano izquierda ante el deslucido sexto.

Mañana, desencajonada

La Feria de Julio sufrirá un parón en el día de hoy debido a que por la noche se celebrará la tradicional desencajonada de las cuatro corridas de toros anunciadas en esta feria. Las ganaderías que serán exhibidas al público pertenecen a los hierros siguientes: Valdefresno, Parladé, los Bayones y Adolfo Martín.