Henri Jiménez Marín, el joven desaparecido el 1 de enero en Orihuela costa - ABC
Alicante

El desaparecido el 1 de enero en Orihuela vivía en un piso donde hallaron a un joven muerto por sobredosis

Los familiares de Henri Jiménez se declaran «preocupadísimos» por la agresión del compañero con el que compartía techo y un posible asunto de drogas

ALICANTEActualizado:

El joven desaparecido en Orihuela costa desde el pasado 1 de enero vivía en un piso en el que hace tiempo encontraron a otro varón muerto por sobredosis, lo que ha elevado la tensión de sus familiares, sobre todo, porque el compañero con el que compartía techo su hijo le agredió en los últimos momentos en que se le vio por última vez.

«Me desmayé al ver el vídeo de Henri, sin camisa y en el que se veía que le habían pegado, él me llamaba mamá», recuerda Gina Marín, quien espera que alguien haya auxiliado a su hijo y, con el objetivo de dar a conocer el caso de su desaparición, ha conseguido el apoyo solidario de varios famosos, como el chef Jordi Cruz y el actor Juan Echanove, quienes se han sumado a su campaña lanzando un SOS con su imagen en foto y vídeo.

Cuando se han enterado del asunto de drogas en la misma vivienda, donde reside su compañeró que le agredió, sus temores se han acrecentado. «Había aparecido un chico muerto en esa casa, por sobredosis, por esto estamos preocupadísimos», insiste la madre, que recuerda cómo Henri le servía de traductor a este compañero, que es irlandés.

Para silenciarle

Además, de entrada nunca le confesó que había pegado a su hijo. «Cuando hablé con él tras la desaparición, solo me decía «Henri con chicas» y nada más de dónde había ido», relata Gina Marín. Asimismo, asegura que su hijo dijo «esto no queda así, hay que denunciarlo», y en la fiesta de Nochevieja «hubo alcohol y de todo», por lo que alguien podría haberle silenciado. Máxime cuando el joven había anunciado a su familia que iba regresar al hogar y dejar a su compañero de piso. De hecho, ya se había llevado dos maletas y tal vez eso no gustó a su agresor, a quien pagaba 170 euros de alquiler al mes, según la madre.

Sus amigos tampoco dieron a Gina más detalles de lo ocurrido durante aquella noche de fin de año: «Me entregaron el móvil, la cartera y el reloj de mi hijo, algo muy raro, porque que no se quita el reloj nada más que para ducharse».

La única pista ha resultado una falta alarma, el aviso de que unas cámaras de seguridad habían captado a Henri por Cabo Roig, pero se trataba de otra persona.