Por cumplir... 91 años

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

POR EL ESCUDO. Por el murciélago del escudo. Por el culto blanquinegro. Por la moneda al aire del Torino. Por Gonzalo y Octavio. Por el humo de la tierra Algirós. Por «quebotemestalla». Por meterse este año en la final de la Europa League. Por los zambombazos de Waldo. Por los montistas y los cubellistas. Por el valencianismo vivo de Eizaguirre. Por el triplete liguero de los años 40. Por el sombrero mágico de Mendi al Atlético en Sevilla. Por el siete de Villa. Por las lágrimas de Albelda.

Por la bandera fundacional. Por las dos Copas de Ferias. Por el gol milagroso de Tendillo. Por los varapalos a Lazio y Barça. Por el discurso de Martín Queralt. Por las triangulaciones de Subi y Quique. Por la equipación de la «Senyera». Por el Amunt. Por el carácter ganador de Penev. Por la media entrada de General. Por el bloque de Di Stéfano en la 70-71. Por la media docena a los madridistas en el 99. Por el penalti de Arias en Hesyel.

Por el suecano mejor medio izquierdo del mundo. Por la primera Copa. Por la hija de Caneira. Por el doblete de la 2003-2004. Por la foto de Quique en el larguero. Por la eterna «delantera eléctrica». Por el sinfín de goles de Mundo. Por el maldito derrape de los coches de Walter y Rommel. Por el fútbol mágico de Mijatovic. Por la ambición de Roig. Por la clase de Pasieguito. Por los «driblings» de Wilkes. Por el Mestalleta del 52.

Por la carrera del Piojo en La Cartuja. Por la remontada express en el Nou Camp. Por Mestre y Roberto Gil. Por los guantes de Cañizares. Por el paseo por el cielo de Ayala en Málaga. Por los dos «piponazos» ante el Español. Por el puro de Tribuna. Por las rotaciones de Benítez. Por la exhibición en la final del 54 ante el Barça. Por el saber de Luis Colina. Por la chulería de Arias. Por la mala leche de Carrete.

Por las camisetas mojadas del Bernabéu en la final del agua. Por don Luis Casanova y don Julio de Miguel. Por la clase goleadora de Fernando. Por los tantos imposible de Claramunt. Por Sol y su melena. Por el valencianismo de Ortí o Cortés. Por la valencianía de Giner o Camarasa. Por la Supercopa de Europa del 80. Por el eslalon de Mendi en Bilbao. Por el penalti del Flaco ante el Milan. Por el diez del Matador. Por la eterna juventud de Carboni.

Por la zurda de Vicente. Por las lágrimas que lloraron a Vicente Peris. Por los tifos que pintan Mestalla. Por los dos derechazos de Kempes ante el Real Madrid. Por las dos finales de Copa arrebatadas a los «leones». Por la cara pintada de la afición. Por el señorío de Tuzón. Por el símbolo Españeta. Por el «sentiment». Por lo que cada aficionado quiera añadir. Feliz 91 cumpleaños, Valencia Club de Fútbol.