Imagen de los nichos en los que reposan los restos mortales de Miriam, Toñi y Desirée en Alcàsser - ROBER SOLSONA

Cuarto Milenio LiveLas «lagunas» del caso de las niñas de Alcàsser: el «gran tabú» que regresa a la televisión

La emisión del documental de Netflix y la alusión a una supuesta cinta snuff, el hallazgo de nuevos huesos y la muerte de Juan Ignacio Blanco dan pie a un especial sobre el caso del programa de Íker Jiménez

Las tres macabras coincidencias entre el caso Macastre y el de las niñas de Alcàsser

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El caso del crimen de las niñas de Alcàsser no prescribirá para la Justicia española hasta 2029. Quedan diez años por delante (siempre que no se practiquen nuevas diligencias judiciales) para que quede cerrada la causa por el asesinato y la violación de Miriam, Toñi y Desirée, cuyos cadáveres fueron hallados en la partida de La Romana, entre los términos municipales de las localidades valencianas de Llombai y Tous, el 27 de enero de 1993.

Sin embargo, el caso que conmocionó a España hace ya cerca de veintisiete años sigue generando interrogantes y suscitando el interés mediático. «Han pasado muchas cosas este verano y nos metemos de lleno en ese gran tabú». Con esta carta presentación llegó esta domingo a Cuatro la décimocuarta temporada del programa «Cuarto Milenio».

El espacio que dirige Íker Jiménez abordó la emisión del documental de Netflix sobre el triple crimen; la supuesta cinta «snuff» que mencionaba en dicha serie Juan Ignacio Blanco (fallecido el pasado 4 de julio); y el hallazgo de unos huesos humanos en la zona de La Romana en la que fueron encontrados los cuerpos sin vida de Miriam, Toñi y Desirée.

Imagen actual del interior de la caseta a la que fueron conducidas las niñas de Alcàssser
Imagen actual del interior de la caseta a la que fueron conducidas las niñas de Alcàssser - JAVIER MARTÍNEZ

El caso Alcàsser sigue abierto en el juzgado de instrucción número 6 de Alzira. De hecho, Antonio Anglés, considerado por la Justicia el autor material del triple crimen de las niñas, sigue oficialmente en situación de busca y captura.

Su responsabilidad penal no expira hasta 2029 y su ficha todavía figura en la Interpol como uno de los fugitivos más buscados del mundo. Con todo, los investigadores siguen pensando que Anglés, -que hoy tendría 53 años, está muerto.

Mientras, Miguel Ricart, juzgado y condenado por el horrendo suceso, salió de la cárcel hace más de cinco años al beneficiarse de la derogación de la conocida como «doctrina Parot». De lo contrario, habría seguido en prisión hasta 2023. En la actualidad se encuentra en paradero desconocido.

El Gobierno cree que resultará casi imposible identificar los huesos hallados junto a la fosa de las niñas de Alcàsser

La emisión del documental de Netflix, la muerte de Juan Ignacio Blanco (un periodista que se hizo popular los años posteriores al crimen por sus teorías de la conspiración sobre el caso); y el hallazgo de nuevos restos humanos han puesto de nuevo en el foco una causa en la que, según sostuvo Íker Jiménez en la presentación de la temporada que arranca este domingo, «han quedado lagunas que solo ahora se pueden rellenar».

Frontela y Fernando García

Sobre el supuesto vídeo snuff al que aludía Juan Ignacio Blanco no existe prueba ni rastro de su existencia. Fernando García, padre de una de las víctimas, acudió al plató de Cuarto Milenio. En el documental de Netflix admitió que no había visionado el contenido de ese presunto vídeo al que hacía referencia Blanco. Anoche, explicó haber tenido en sus manos el soporte, pero que Blanco le aconsejó que no lo viera. El padre de Miriam García reiteró que está seguro de que Anglés y Ricart «no asesinaron a mi hija. Es más, no la vieron en la vida».

E forense Luis Frontela, defensor de una teoría alternativa a la que dio por sentada el fallo judicial sobre Anglés y Ricart, también acudió al programa, junto al periodista de «Las Provincias» Javier Martínez. Frontela insistió en una supuesta «tercera vía» sobre el caso relacionada con Antonio Anglés, considerado por la Justicia el autor material del triple crimen. Según el forense, «existen pruebas para demostrar que no se desprendió de manera voluntaria de determinados objetos suyos».

El padre de Miriam García reiteró que está seguro de que Anglés y Ricart «no asesinaron a mi hija. Es más, no la vieron en la vida».

Por contra, Martínez -quien lleva siguiendo el caso desde 1992 y da por buena la versión oficial- desmontó con datos las llamadas «teorías de la conspiración».

Mientras, se está a la espera de que los informes de toxicología revelen si los huesos hallados por una pareja el pasado mes de julio en la zona donde fueron enterradas Miriam, Toñi y Desirée corresponden a alguna de las niñas. El Gobierno cree que resultará casi imposible identificar los huesos hallados junto a la fosa de las niñas de Alcàsser.

El caso Alcàsser sigue abierto en el juzgado de instrucción número 6 de Alzira

Al respecto, el delegado del Ejecutivo en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ya anticipó que esas pruebas «no aportarán novedades relevantes» a un caso sentenciado en la Justica pero que sigue vivo en la opinión pública y en los medios de comunicación veintisiete años después frente al olvido de otros como el de Macastre.