Imagen del portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, junto a Pedro Sánchez tomada este jueves
Imagen del portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, junto a Pedro Sánchez tomada este jueves - EFE
Análisis

Cuando Pedro Sánchez vetó los pactos con Podemos y los nacionalistas

El hoy presidente del Gobierno tumbó una propuesta de Ximo Puig para concurrir al Senado con la formación morada y Compromís

VALENCIAActualizado:

«El PSOE tiene un proyecto único y autónomo para toda España y así va a seguir siendo». Con ese argumento, Pedro Sánchez echó abajo el pacto que había alcanzado el secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, para concurrir junto a Podemos y Compromís en una única lista para el Senado en las últimas elecciones generales.

Corría entonces mayo de 2016 y aquella fue la primera desautorización de Sánchez a uno de sus barones regionales. Cinco meses después, Ximo Puig -que pretendía llevar a la Cámara Alta el pacto que le ha sostenido en el Gobierno valenciano con solo el 23,2 por ciento de los diputados- se alineó con Susana Díaz para derrocar a Sánchez al frente del PSOE.

La enemistad personal y las diferencias políticas entre Sánchez y Puig alcanzaron su cénit cuando el Comité Federal de Listas vetó la propuesta del presidente valenciano para ir de la mano de Podemos y los nacionalistas de Compromís. El presidente valenciano advirtió entonces de que «el proceso de pacto no acaba aquí, solo es un tramo más. Cada uno tiene que asumir su responsabilidad y sus decisiones».

La España federal y la «nación de naciones»

Todo un vaticinio. Dos años después, Pedro Sánchez ha logrado alcanzar la Presidencia del Gobierno gracias a los apoyos de, entre otros, Podemos y Compromís, y ha virado su discurso hacía el federalismo y la «nación de naciones». Cuando en 2016, el líder socialista tumbó la propuesta de la federación valenciana, Ximo Puig le replicaba que «lo que hay que poner en valor en este momento es la España federal y nuestra pluralidad y diversidad».

Un argumento que permite blindar el apoyo al PSPV de los nacionalistas y de Podemos en el Gobierno valenciano y que este viernes Pedro Sánchez hizo suyo en su alocución en el Congreso.

Ximo Puig celebra, junto a otros dirigentes del PSPV, la investidura de Pedro Sánchez
Ximo Puig celebra, junto a otros dirigentes del PSPV, la investidura de Pedro Sánchez - ABC

Pedro Sánchez y Ximo Puig han pasado de ser adversarios políticos irreconciliables y evitarse en actos celebrados en la Comunidad Valenciana a convertirse en aliados estratégicos.

Este viernes, el presidente de la Generalitat se desplazó a la sede del PSPV para participar en una celebración improvisada por la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno.

La izquierda valenciana celebra el viraje del PSOE, al que ya ha recomendado que siga la estela del «Acuerdo del Botánico» que permitió a Puig, de la mano de Compromís dentro del Ejecutivo y con Podemos como sustento parlamentario, alcanzar la Presidencia de la Generalitat con un porcentaje de diputados en su grupo inferior al que cuenta Sánchez en el Congreso.

Las ochocientas enmiendas de Compromís

Sin embargo, tras el apoyo entusiasta del portavoz de Compromís en la Cámara Baja, Joan Baldoví, a la moción presentada por el PSOE, los nacionalistas no ha tardado ni cuarenta y ocho horas en abrir un frente con sus aliados.

[El «pimpampún» de Compromís: pide a Pedro Sánchez ayuda para el bable en los Presupuestos del Estado]

De hecho, ya ha registrado en el Senado ochocientas enmiendas a los Prespuestos Generales del Estado que defenderá Sánchez en virtud de otro acuerdo con los nacionalistas, en este caso los del PNV.