Maje, el día de su boda con Antonio Navarro. A la derecha, Salva R. presunto autor del crimen
Maje, el día de su boda con Antonio Navarro. A la derecha, Salva R. presunto autor del crimen - ABC
Valencia

Crimen de Patraix: el amante de Maje incrimina a la joven en la muerte de su marido

El asesino confeso cambia de versión en una declaración voluntaria ante el juez tras diez meses encarcelado

VALENCIAActualizado:

El asesino confeso del ingeniero Antonio Navarro, Salva R., ha inculpado este viernes en el crimen a María Jesús M. C., su amante y mujer de la víctima, conocida como Maje, la «viuda negra» del barrio valenciano de Patraix. Despúes de diez meses en prisión, Salva R., celador de profesión, ha declarado por petición propia ante el juez que instruye el caso.

Según ha avanzado «Las Provincias», el asesino confeso del crimen que conmocionó Valencia el 16 de agoto ha declarado que Maje -quien ingresó en prisión el pasado mes de enero- le propuso cometer el crimen y luego entre los dos planificaron el acuchillamiento del marido de la joven en el garaje de su vivienda.

Salva R. ha cambiado su versión en una declaración que ha durado poco más de veinte minuutos y ha aportado nuevos datos al magistrado que podrían dar un giro al caso. Hasta ahora había exculpado a Maje, a quien acusa en la actualidad de ser la inductora del crimen.

Conforme publicó ABC, la Policía sospechó desde el primer momento que, además del deseo de verse libre, el auténtico móvil para Maje era económico. En el sumario figura un mensaje de su marido en el que le advertía a ella que no le iba a permitir que le pusiera la mano encima.

El piso en el que vivía la pareja era propiedad de ambos pero el 80 por ciento pertenecía a Antonio y a ella solo el 20 por ciento. Maje aseguró que además había puesto 30.000 euros en «B», que le habrían prestado sus padres, aunque no se ha encontrado nada que lo justifique. Tras el crimen, tanto ella como su madre estuvieron llamando con insistencia a la familia de Antonio para que le firmaran un reconocimiento de deuda en el despacho de una abogada. Además, están los dos seguros contratados por el ingeniero, la pensión de viudedad y la póliza de accidentes y defunción que tiene la empresa para la que trabajaba la víctima.