Crespo deberá abandonar sus cargos en un año para suceder a Vicente Sala en la CAM

A. CAPARRÓS/ D. MARTÍNEZVALENCIA/ALICANTE. La presidencia de la cuarta caja de ahorros de España está en juego y ya se han activado los primeros movimientos, aunque todavía preliminares. El máximo

A. CAPARRÓS / D. MARTÍNEZ. VALENCIA/ALICANTE
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La presidencia de la cuarta caja de ahorros de España está en juego y ya se han activado los primeros movimientos, aunque todavía preliminares. El máximo mandatario de Caja Mediterráneo (CAM), Vicente Sala, cumplirá setenta años a mediados de 2009. Justo la edad que establece la ley de Cajas como límite para ocupar la presidencia.

Así las cosas, el reloj para la sucesión ya marca la cuenta atrás. En todo caso, siempre se podría recurrir a una excepción. De hecho, existe el precedente de la Caixa, en la que Ricardo Fornesa continuó al frente de la entidad pese a superar la edad prevista en la ley.

En el caso de la CAM, la decisión está en manos de Vicente Sala, quien fue reelegido como consejero por seis años en febrero de 2007. Su trabajo ha concitado el consenso de todas las sensibilidades presentes en el consejo de administración de la caja -que le aupó a la presidencia por unanimidad-, y cuenta con el beneplácito de la Generalitat.

Por lo tanto, él tendrá la palabra. Si decide continuar, lo normal es que permanezca en el cargo hasta que expire el mandato natural, según las fuentes consultadas por ABC.

Sin embargo, a poco más de un año vista, todavía no se ha producido un pronunciamiento en ningún sentido. Ello obliga a tener planificada una alternativa si, finalmente, Vicente Sala optara por renunciar.

Menos tensiones internas

Todas las miradas apuntan hacia Modesto Crespo. No se trata de una novedad. El 8 de enero de 2007, este periódico ya avanzó dicha posibilidad, avalada por el Consell. El tiempo transcurrido ha servido para afianzar, todavía más, la posición del empresario ilicitano, quien ocupa en la actualidad el cargo de secretario del consejo de administración de la entidad financiera.

Desde que accedió al puesto, la tensión con el denominado sector zaplanista se ha reducido de forma notable. Ahora, el siguiente paso sería recalar en la presidencia, un cargo clave donde cualquier gobierno autonómico que se precie desea contar con un dirigente afín. Modesto Crespo cumple a rajatabla el perfil, por encima de los tres vicepresidentes (Ángel Martínez, Antonio Gil-Terrón y Armando Sala).

De hecho, se ha convertido, de largo, en el principal referente empresarial de la provincia. Preside la patronal COEPA y la Institución Ferial Alicantina (IFA). A pesar de que estas responsabilidades no representan incompatibilidad legal o estatutaria alguna con la presidencia de la CAM, no resultaría viable compaginar las tres responsabilidades. Por lo tanto, para despejar el camino hacia el sillón presidencial de la caja antes será necesario que abandone paulatinamente el resto de cargos que en la actualidad le ocupan.

Respecto a la patronal alicantina, fue elegido en junio de 2006 con el 88% de los votos para un periodo de cuatro años. Así, habría que adelantar un nuevo proceso electoral con un año de antelación -su mandato finaliza en 2010- y encontrar un empresario de consenso para que le relevara.

El caso de IFA se antoja más sencillo. Modesto Crespo se ha mantenido en el puesto para impulsar las obras de ampliación del recinto ferial, que ya comienzan a ver la luz tras el visto bueno del Ayuntamiento de Elche.