Reunión de la Mesa de las Cortes Valencianas este martes
Reunión de la Mesa de las Cortes Valencianas este martes - CORTS VALENCIANES
Política

Las Cortes Valencianas abren el debate de limitar el papel fiscalizador de los partidos del Consell

Enric Morera plantea concentrar las votaciones al final de los plenos, lo que evitaría sustos ante la ajustada diferencia entre el bloque de derechas y el de izquierdas

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La segunda reunión de la Mesa de las Cortes Valencianas ha abierto varios debates de interés sobre el funcionamiento de la Cámara en la legislatura que ahora arranca. Con la entrada de un nuevo partido (Vox), ya son seis las fuerzas representadas, por lo que existen diversos planteamientos en la línea de agilizar y mejorar el desarrollo de la actividad parlamentaria. Uno de ellos es el de redefinir el papel fiscalizador de los grupos que forman parte del Consell (PSPV, Compromís y, por primera vez, Podemos-Esquerra Unida).

Desde la presidencia del Parlamento autonómico, frente a la cual se encuentra Enric Morera, se propone la posibilidad de que estos grupos no hagan interpelaciones ni preguntas a los miembros del Ejecutivo. Esto supondría que también se eliminara su participación en las sesiones de control a Ximo Puig, que en la pasada legislatura sólo se realizaban por parte de Compromís (de manera descafeinada a excepción de un par de ocasiones) y de Podemos, que ejercían presión de esta forma a sus socios. La fiscalización, por tanto, quedaría exclusivamente en manos de la oposición (PP, Ciudadanos y Vox).

La fórmula no puede ser totalmente cerrada de antemano puesto que cada grupo decide si presenta o no pregunta en cada semana en la que se celebra pleno. Aun así, hace cuatro años los socialistas decidieron renunciar desde el principio por su cuenta. En esta ocasión están dispuestos a repetirlo si el resto de sus socios hacen lo mismo. Desde el grupo de Compromís, sin embargo, recuerdan a Morera que es algo que han de determinar ellos mismos, evidenciando así la diferencia de criterio.

Otro de los temas que se ha tratado en la Mesa es el de la opción de agrupar todas las votaciones al final de los plenos como ocurre en el Congreso. Hasta ahora, cada debate (fuera de leyes o de iniciativas) iba acompañado del pronunciamiento de los partidos a continuación, de modo que se sabía inmediatamente si salía o no adelante. La dinámina podría cambiar y habría que esperar a que finalizara la sesión.

Con ello, se facilitaría la presencia en el hemiciclo de los consellers que también son diputados, uno de los problemas que surgían en esta nueva etapa debido a la ajustada diferencia entre el bloque de izquierdas (52 diputados) y el de derechas (47). Al existir una diferencia menos holgada entre Gobierno y oposición, la presencia de la práctica totalidad de los parlamentarios pertenecientes al primer bloque resulta de mayor relevancia que durante los últimos cuatro años.

Circunstancia que había llevado a que PSPV y parte de Compromís meditaran la solución de que los consellers no fueran diputados. Sin embargo, no parecía que a Mónica Oltra le agradara mucho la idea puesto que consideraba que había de votar sus propias leyes. Lo que finalmente se ha traducido en una nueva propuesta que ha trasladado Enric Morera. Todo ello tendrá que debatirse próximamente, aunque lo que parece clara es la intencionalidad de que exista una actividad coordinada entre Botánico y Cortes.

Otra de las incógnitas pendientes es en qué número de miembros se dejan las comisiones parlamentarias. Hasta ahora, estaban formadas por 15, de modo que le corresponen cinco representantes a PSPV, tres al PP, tres a Ciudadanos, dos a Compromís, uno a Vox y uno a Podemos. Pero otras sugerencias pasan por que sean 17 miembros (de forma que tanto Vox como Podemos tengan dos parlamentarios) o, incluso, rebajarlos a 11. No se trata de una cuestión menor, puesto que acudir a las comisiones supone un elevado coste en dietas de los diputados.