inspección de iberdrola

Tres guardias civiles manipulan los contadores de la luz de sus domicilos para pagar menos

Han sido sorprendidos por Iberdrola cuando modificaron los contadores de la casa cuartel de Cullera

valencia Actualizado:

El «cabreo» por la factura de la luz puede desencadenar situaciones inesperadas. Al menos, esto es lo que ha ocurrido en la casa cuartel de la Guardia Civil de Cullera, donde tres agentes del Instituto Armado han manipulado los contadores de luz para pagar menos.

El descubrimiento también ha sido sorprendente. Uno de los guardias civiles, viendo el importe que tenía que pagar durante varios meses, decidió acudir a los contadores para comprobar si el consumo del resto de sus compañeros era similar. Pero se encontró con tres excepciones en las que el gasto era exageradamente menor y pensó que se lo estaban aplicando a él. Así que decidió ponerlo en conocimiento del resto y solicitaron el requerimiento de una inspección técnica a la empresa Iberdrola.

Según explica uno de los agentes que reside en el cuartel, tras analizar los medidores el pasado lunes, comprobaron que habían sido manipulados mediante el cambio de posición de los cables, lo que ralentiza el movimiento de la rueda que calcula el consumo.

Según el comunicado que remitió la empresa, en uno de los casos las presuntas irregularidades se llevaban produciendo desde 2009, y la factura era de escasos 9 ó 10 euros al mes. En los otros dos, eran de un año.

Para cobrar la deuda, Iberdrola tenía dos vías: la administrativa, por la que los supuestos responsables debían comprometerse por escrito a pagar un año de luz a la máxima potencia (lo cual asciende a más de 1.000 euros); o la judicial, que supondría una denuncia por parte de la empresa. Finalmente, se han decidido por la primera para evitar un jucio.

Tal como asegura uno de los guardias civiles, por ahora estos agentes no han recibido sanción disciplinaria por los hechos.