El hotel Aqua Magic Rock Gardens - ABC

FacebookCondenan a cárcel a una familia británica por reclamar 50.000 euros con una denuncia falsa en un hotel de Benidorm

Los cuatro denunciantes alegaron intoxicarse en el establecimiento, pero en sus posts en Facebook se les veía consumiendo alcohol

ALICANTEActualizado:

En verano, los intentos de los turistas ingleses por estafar a las compañías de viajes comienzan a ser habituales. Esta vez, los cuatro miembros de una familia británica han sido condenados a prisión por presentar una reclamación falsa contra Jet2Holidays, el touroperador con el que habían contratado sus vacaciones en Benidorm (Alicante) el verano de 2015.

La compensación que solicitó la familia de Reino Unido, por un importe de unos 50.000 euros aproximadamente, se sostenía en que los veraneantes habían contraído una supuesta intoxicación alimentaria en julio de 2015 en el hotel Aqua Magic Rock Gardens, según publica el medio TTG News.

Por su parte, fuentes de la Cadena Magic Costa Blanca, a la que pertenece el hotel de Benidorm en el que se hospedaron los británicos, aseguran que siempre mantuvieron que era una denuncia falsa, porque «sus alimentos cumplen todas las garantías de salubridad». «Esta familia actuó movida por la posibilidad de conseguir una vacaciones gratis y un dinero extra. Era una táctica contra la que están actuando los tribunales británicos», añaden las mismas fuentes.

Ellos mismos se delataron en Facebook

En su denuncia, la familia turista indicaba haber sufrido náuseas, vómitos, diarreas y dolor de estómago durante días, algo que intentaron respaldar con informes médicos. Sin embargo, el Alto Tribunal de Liverpool ha detectado el gran descuido de los turistas: sus publicaciones en Facebook durante sus vacaciones. En sus posts en las redes sociales, la familia publicó que estaban «disfrutando cada minuto» y compartiendo fotos como «las mejores vacaciones», en las que se podía ver a cada uno disfrutando del consumo de bebidas alcohólicas (como cerveza, vodka o ginebra), lo que contradice la denuncia.

[Una turista británica se queja de que sus vacaciones a Benidorm han sido arruinadas por haber «demasiados españoles»]

Así, para los cuatro se han determinado pagos de 842 euros y tres meses de prisión. Sin embargo, fuentes consultadas informan de que a los acusados se les ha impuesto una condena suspendida por dos años, por lo que podrían evitar la entrada en prisión si cumplen con los pagos y no delinquen durante este período.

«Este es el comienzo del fin de la picaresca de algunos que han intentado levantar falsas sospechas sobre la profesionalidad de nuestro excepcional sector turístico español, no hay lugar para los tramposos», ha declarado a este periódico Agustín Almodóbar, senador por Alicante y portavoz de Turismo del grupo popular en esta cámara.

Al respecto, ha indicado que «la firmeza y compromiso del anterior gobierno del PP junto con el sector turístico ante el Foreign Office ha dado sus resultados», y sitúa a España como el país «más competitivo del mundo», así como también en «defender los intereses» de los empresarios y destinos frente a las prácticas fraudulentas.