La Comunidad Valenciana padece una «fuga crónica» de investigadores

R. C.VALENCIA. El Alto Consejo Consultivo en I+D de la Generalitat Valenciana (ACC) mostró ayer su preocupación por la disminución en un 15 por ciento del número de doctores en la Comunidad

Actualizado:

R. C.

VALENCIA. El Alto Consejo Consultivo en I+D de la Generalitat Valenciana (ACC) mostró ayer su preocupación por la disminución en un 15 por ciento del número de doctores en la Comunidad Valenciana, ya que el descenso en el número de tesis leídas «se relaciona inversamente con el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB)». En su Informe anual 2007 advierte de la «precariedad» que sufren los becarios e investigadores, con sueldos «congelados desde hace años». Para la institución, un «buen reconocimiento salarial» es una de las medidas clave para atraer y retener a los mejores investigadores.

Según el ACC, este hecho «no es coyuntural» e incluso, cree que la situación actual «puede ser peor de lo que indican estos datos, ya que se detecta una menor atracción, tanto en calidad como en cantidad, de jóvenes licenciados e ingenieros hacia la investigación».

En este sentido, los especialistas abogan por invertir la tendencia introduciendo cambios en el sistema educativo y aumentando en la Secundaria las asignaturas referentes a las matemáticas, física, química y ciencias en general. Igualmente, consideran que el sistema actual español «no es rentable para el país» y creen necesario que el Estado «continúe financiando la gratuidad de la Educación Primaria pero que se revise la de la enseñanza universitaria».

Becas al estilo USA

En este punto, el profesor Santiago Grisolía aseguró que «los pobres no pueden estar pagándole la universidad a los ricos», por lo que apostó por un modelo similar al que se desarrolla en EE. UU. donde existe una línea «fuerte» de becas pero en el que se paga el coste de la educación superior. Grisolía insistió en que «el dinero es muy importante pero lo es más conseguir el medio ambiente adecuado». Como ejemplo, aludió al caso de la falta de médicos, sobre la que opinó que «está bien hacer nuevas facultades pero éstas no darán su fruto hasta dentro de 8 o 10 años», por lo que apostó por «pagar bien» a estos profesionales y de esta forma atraer a los de fuera y retener a los valencianos.

Como medida compensantoria, el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, recordó que la Comunidad destina a I+D+I más de 860 millones de euros al año y avanzó que la pretensión de la Generalitat es «duplicar la aportación para que en 2011 podamos alcanzar el dos por ciento del PIB».