La Comunidad supera el récord histórico de consumo energético por el intenso frío

Algunas poblaciones quedaron incomunicadas y multitud de escolares no pudieron acceder a sus escuelas ante la imposibilidad de que circularan los autobuses

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

VALENCIA/CASTELLÓN. El intenso frío que en los últimos dos días ha hecho descender los termómetros hasta llegar a temperaturas bajo cero en la mayor parte de las comarcas del interior, en el que está siendo el invierno más helado de los últimos 20 años, han provocado que el pasado martes se superara el rércord histórico de consumo energético. Fuentes de Iberdrola confirmaron que ese día se alcanzaron un total de 81.865 megavatios por hora, siendo la cifra mayor hasta esa fecha la de 81.103 megavatios por hora registrados el pasado día 16 de enero.

Fue en la provincia de Alicante donde se batió el récord de potencia eléctrica, siendo menor que en anteriores ocasiones el consumo en Valencia y Castellón, donde localidades como Cabanes, Canet lo Roig, Pobla de Tornesa o Coves de Vinromá amanecieron ayer cubiertas de una capa de nieve que sorprendió a sus habitantes, ya que no es usual en cotas tan bajas.

Pese a que el Centro de Coordinación de Emergencias preveía una cota de nieve por encima de los 800 metros, ayer nevó muy cerca del litoral, a apenas 400 metros sobre el nivel del mar. El temporal impidió salir a la flota de cerco y sólo 4 barcas de las 40 de la modalidad de tramallo salieron a faenar.

Por lo que se refiere al estado de las carreteras, la niebla se sumó a primeras horas de la mañana de ayer a la nieve, lo que ocasionó situaciones conflictivas en algunos puntos, siendo necesario el uso de cadenas en 14 vías, mientras que otras tres permanecían cerradas al tráfico. Con este panorama, que impedía a los conductores la visibilidad a más de 50 metros, muchos camiones y autobuses escolares se vieron obligados a regresar a sus puntos de origen y multitud de niños no mpudieron asistir a clases, como en Titaguas y Alcublas. A pesar de los esfuerzos de las máquinas quitanieves, numerosas poblaciones quedaron incomunicadas, pues la nieve alcanzó los cinco centímetros de espesor en 24 horas. A última hora de la tarde, sólo permanecía cortada la CV-657 Fontanares-Beneixama en Alicante y eran imprescindibles cadenas en 13 carreteras secundaria.

Estaciones y parroquias abiertas

Esta situación ha provocado que familias no hayan salido de sus casas en dos días y se encuentren rodeados de nieve. Además, las parroquias de las poblaciones del interior se han volcado en la atención de indigentes que han acudido a las sedes de Cáritas para cobijarse y guarecerse de las bajas temperaturas. Como en años anteriores, las fábricas de mantas de Onteniente han donado material para combatir el helor. También en Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana decidieron abrir las estaciones de Turia y Alameda durante la noche para acoger a aquellas personas que necesitaran un lugar donde resguardarse del frío.

Las heladas están afectando además a los cultivos, y han dañado las cosechas de alcachofa en la Vega Baja, así como los nísperos en Callosa d´En Sarriá y los almendros en la zona de la montaña, según fuentes de ASAJA-Alicante y La Unió-COAG. En Castellón se teme por la cosecha de almendra.