Imagen de archivo de la cala Ambolo, en Jávea
Imagen de archivo de la cala Ambolo, en Jávea - JUAN CARLOS SOLER
Ocio

Cinco calas espectaculares en la provincia de Alicante

ABC propone varios rincones de la costa alicantina para refrescarse este verano en el Mediterráneo

VALENCIAActualizado:

La provincia de Alicante se encuentra repleta de calas donde pasar el día disfrutando de el mar sin la masificación de las playas. ABC realiza un recorrido por toda la costa alicantina para recomendar los mejores rincones de Benidorm, Jávea, Villajollosa, Campello y Benitachell para disfrutar del verano en el Mediterráneo.

12345
  1. Cala Almadraba, Benidorm

    Imagen de archivo de la cala Almadraba, en Benidorm
    Imagen de archivo de la cala Almadraba, en Benidorm - JUAN CARLOS SOLER

    Al norte de Benidorm y situada en un entorno natural a los pies de Sierra Helada, las aguas tranquilas y transparentes de Cala Almadraba son ideales para el baño y el buceo,

    Con cien metros de longitud, Cala Almadraba está formada por fina arena y rocas y unas aguas cristalinas llenas de diversidad marina. Sin embargo, las piedras hacen imprescindible el uso de calzado apropiado.

    La playa dispone de bandera de indicación del estado del mar y no suele estar concurrida por la escasez de servicios que ofrece, aunque si cuenta con puestos de vigilancia y socorrismo.

    Para acceder a la playa es conveniente dejar el coche en una zona residencial que hay un poco más adelante y llegar a pie debido a que la carretera es muy estrecha. El camino es sencillo, con una duración de aproximadamente cinco minutos, campo a través.

    Además, la línea de bus 024, que se coge en la Avenida Ametlla de Mar o al final de la Avenida Madrid, también llega hasta esta y otras calas de Benidorm.

    Como dato adicional, Cala Almadraba no es nudista y la presencia de perros está prohibida. Además, es recomendable acudir previstos de comida y bebida necesaria, ya que no dispone de ningún sitio donde comprar.

  2. Cala Granadella, Jávea

    Imagen de Cala Granadella, en Jávea
    Imagen de Cala Granadella, en Jávea - AYUNTAMIENTO DE JÁVEA

    Cala Granadella, actualmente galardonada con bandera azul, se trata de un rincón rústico de aguas cristalinas y turquesas en la costa de Jávea.

    La zona y las condiciones del Mediterráneo hacen de esta cala un lugar ideal para el submarinismo y el snorkel. Sin embargo, es recomendable el uso de calzado apropiado, bien sean sandalias cerradas o escarpines, ya que está formada únicamente por rocas.

    Con tan solo 160 metros de longutud, Cala Granadella suele estar muy concurrida y el parking tambien, por lo que madrugar para visitar esta cala enclavada entre acantilados parece la mejor opción.

    Se accede a Cala Granadella a través de una carretera del mismo nombre, desde la cual se puede visitar al mirador. También, desde el parking de la cala empieza la ruta de senderismo del Castell de la Granadella, que regala una vistas increíbles de la unión del monte y la playa.

    Como servicios, la cala cuenta con socorrista, ambulancia y baños. La cala también ofrece dos minibuses que se han puesto en circulación recientemenete para facilitar el acceso, desde la parada en el parking de la carretera La Guardia Park hasta la cala y que sale y regresa cada 20 minutos.

  3. Cala del Bol Nou, Villajoyosa

    Imagen de archivo de la cala del Bol Nou, en Villajoyosa
    Imagen de archivo de la cala del Bol Nou, en Villajoyosa - AYUNTAMIENTO DE VILLAJOYOSA

    La Cala del Bol Nou se encuentra en Villajoyosa, un municipio situado en la Costa Blanca a diez kilómetros al sur de Benidorm.

    Esta zona de la Costa Blanca está cerrada por un acantilado, lo que hace que esta cala sea tan especial. Con 200 metros de largo y formada por piedras y algo de arena, Bol Nou tiene una gran afluencia de gente que la visita durante todo el día pero sobre todo cuando cae el sol, ya que la sombra se apodera de ella y desde la orilla se observa un atardecer mágico.

    La cala cuenta con servicio de socorrista, lavapiés y un amplio parking en el que siembre suele haber disponibilidad de plazas. También, Bol Nou dispone de un chiringuito abierto gran parte del día.

    También, el acceso a la cala está adaptado a minusválidos.

  4. Cala del Barranc d'Aigües, El Campello

    Imagen de archivo de la Cala del Barranc d'Aigües, en El Campello
    Imagen de archivo de la Cala del Barranc d'Aigües, en El Campello - JUAN CARLOS SOLER

    Junto al paraje natural protegido la Lloma de Reixes y a los pies de la Torre Vigía del mismo nombre se encuentra la cala virgen del Barranc d'Aigues, de cantos rodados.

    Protegida por un pequeño acantilado, esta cala de 500 metros de longitud está rodeada de vegetación y permanece habilitada para la presencia de animales durante todo el año. Sin embargo hay unas normas básicas: los «perros PP» deben ir con bozal, los dueños han de recoger los excrementos y llevar la cartillas de vacunas al día y la correa por si fuera necesario.

    También dispone de una ruta de senderismo, que dura dos horas y que sube hasta la torre, donde se pueden contemplar unas vistas magníficas de los cortados que bajan hasta el mar.

    El acceso a pie es sencillo mediante unas escaleras, escondidas entre dos villas. Sin embargo, cabe la posibilidad de desplazarse hasta allí en coche mediante la carretera N-332, que es la más cercana o en autobús. De igual forma, se puede llegar con el tram bajando en la parada «Cala Piteres». Sin embargo, muchos de los visitantes de esta cala recomiendan pedir indicaciones exactas en una oficina de turismo para facilitar la llegada.

  5. Cala dels Testos, Benitachell

    Imagen de archivo de la Cala dels Testos, en Benitachell
    Imagen de archivo de la Cala dels Testos, en Benitachell - AYUNTAMIENTO DE BENITACHELL

    Custodiada por el Morro Falquí, la Cala dels Testos se oculta entre paredes rocosas y acantilados que se alzan a más de 100 metros sobre el azul turquesa del Mediterráneo.

    El acceso a la cala tiene cierta dificultad, ya que solo se puede acceder a pie o por mar. De hecho, este aspecto ha resultado vital para su conservación y para que continúe siendo una cala virgen y muy poco visitada.

    Uno de los modos de llegar hasta la Cala dels Testos es mediante una ruta de bajada por el «Barranc de l’Infern», pero esta opción es únicamente recomendada para personas con experiencia en montaña y en descenso de barrancos.

    Sin embargo, también existe otra forma de acceso: la ruta de los acantilados de Benitatxell. Se trata de una excursión sencilla que regala unas vistas excelentes que permite disfrutar también de la recóndita Cala Llebeig.

    Igualmente, resulta muy recomendable la visita a la famosa Cala del Moraig y Cova dels Arcs, ambas acccesibles en coche.