Imagen del presidente valenciano, Ximo Puig, tomada este sábado en la localalidad de Requena - ABC
Economía

El cava valenciano se le atraganta a Quim Torra

Los productores de Requena baten su récord histórico de ventas en pleno declive de las bodegas catalanas ligado al pulso independentista

VALENCIAActualizado:

El presidente del Gobierno catalán, Quim Torrá, comenzó su semana «horribils», marcada por las huelgas y las profesionales de educadores, sanitarios y funcionarios, con una recepción a Acció Cultural del País Valencià (ACPV). Una entidad que ha recibido treinta millones en subvenciones de la Generalitat de Cataluña para extender las tesis catalanistas en Valencia. De hecho, el Gobierno catalán paga la cuota anual de su lujosa sede en el centro de Valencia: más de 652.000 euros concedidos por Torra conforme avanzó ABC.

Los directivos de ACPV -socios de los separatistas de Òmnium Cultural- expusieron a Torra sus planes para realizar una campaña en la Comunidad Valenciana a favor de los políticos independentistas presos. Mientras, en el mundo paralelo al separatismo, el de la economía real, los productos catalanes siguen perdiendo cuota de mercado. Es el caso del cava. Aunque las bodegas catalanas siguen copando el grueso de la Denominación de Origen, el crecimiento de las ventas de los espumosos elaborados en Valencia ha transcurrido en paralelo al proceso separatista de la región vecina.

Al respecto, el presidente de la presidente de la Asociación de Elaboradores de Cava de Requena, Emilio Expósito, adelanta a este diario que las ventas aumentarán este año un diez por ciento, hasta alcanzar los nueve millones de botellas. En 2012, cuando Artur Mas activó el proceso separatista catalán, las ocho bodegas valencianas de la D. O. del cava apenas vendían 1,5 millones.

Expósito sostiene que las bodegas valencianas no tienen constancia de un boicot a los cavas catalanes. Es más, creen que estas situaciones «distorsionan el mercado». Con todo, sus ventas crecen por encima de las de Cataluña. Un nuevo quebradero de cabeza para el Gobierno catalán en materia económica, que se suma a los traslados de las sedes de CaixaBank y el Banco Sabadell a Valencia y Alicante, respectivamente, o a la brecha abierta por el puerto de Valencia en relación al de Barcelona.

En el caso del cava, los productores valencianos defienden su apuesta por la calidad para explicar el repunte de sus ventas y, sin querer entrar en disputa con los catalanes, sostienen que sus productos «se pueden comparar con los mejores del mundo. Estamos en primera línea a nivel internacional».

Imagen de Quim Torra junto a la directiva de ACPV
Imagen de Quim Torra junto a la directiva de ACPV - ABC

La Asociación de Elaboradores de Cava de Requena agrupa a las bodegas Chozas Carrascal, Hispano Suizas, Vegalfaro, Dominio de la Vega, Coviñas, Torre Origa, UVE y Pago de Tharsys.

Este sábado, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha destacado que la gran calidad del cava de Requena le ha otorgado «una mayor repercusión» a este producto valenciano hasta ubicarlo como «uno de los mejores cavas que existen».

En la actualidad existen 3.000 hectáreas de cultivo dedicadas al cava en el interior de la provincia de Valencia, en unas tierras que llevan más de 2.000 años cosechando viñas. El objetivo de los elaboradores de espumosos pasa por incrementar esa superficie en un treinta por ciento ante el aumento de la demanda a corto plazo.

Pese al crecimiento del cava valenciano, las bodegas catalanas continúan copando la Denomimación de Origen (son el 95 del total) y las ventas (252,51 millones de botellas el pasado año, de las que más de la mitad se dirigieron al mercado exterior).

El sector del cava en España cuenta actualmente con 230 empresas elaboradoras, un 62% de las cuales tienen presencia en los mercados internacionales, así como un total de 6.668 explotaciones vitícolas y 37.706 hectáreas de cultivo inscritas.