El presidente del PP, Pablo Casado y la líder regional, Isabel Bonig, en un momento del acto ABC
Política

Casado afea que Puig y Oltra «no alcen la voz» cuando se priva de la financiación «por un cálculo electoral»

El líder del PP ha participado en un acto celebrado en Benidorm con dirigentes de la Comunidad Valenciana

ALICANTEActualizado:

El presidente del PP nacional, Pablo Casado, ha criticado este domingo que «no se puede entender que nadie alce la voz cuando se priva a la Comunitat Valenciana de 730 millones de euros» por un «cálculo electoral». «No veo que (el presidente y vicepresidenta de la Generalitat) Ximo Puig y Mónica Oltra se manifiesten», ha aseverado.

Así se ha pronunciado durante su intervención en el acto de inicio de curso político del PPCV, celebrado este domingo en Benidorm (Alicante), al que han asistido también la presidenta de del PPCV, Isabel Bonig; el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán; el presidente provincial, Eduardo Dolón; el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, y el alcalde de la ciudad, Toni Pérez.

Casado ha pedido a Puig y al presidente de Melilla, Eduardo de Castro, «su voto para que, unido a los seis presidentes del PP, se convoque el Consejo de Política Fiscal y Financiera». «Nunca se puede entender que cuando a la Comunitat se le priva de 730 millones de euros nadie alce la voz», ha señalado, antes de preguntarse «qué pasaría si lo hiciera el PP».

El presidente del PP ha asegurado que las autonomías no reciben la financiación que les corresponde «por un cálculo electoral». «No veo que Puig o Compromís se manifiesten, ni siquiera ante el incumplimiento de los 730 millones de euros para la Comunitat, no están haciendo nada», ha recriminado.

En contraposición, ha asegurado que la Comunitat para el PP «es fundamental», ya que es un «emblema» de las «políticas que transforman la sociedad», porque antes de que el PP gobernada en la región «ni siquiera habían llegado las infraestructuras más básicas», mientras que tras los mandatos 'populares' «el Corredor Mediterráneo ya tiene el 60 por ciento de sus infraestrcuturas invertidas y acabadas».

Casado ha asegurado que el PP es «el que desarrollo culturalmente y económicamente esta tierra» y su turismo, «un sector fundamental que se está poniendo en riesgo ahora también por parte del Gobierno de España». «Nada dicen del brexit cuando para Alicante y la Comunitat el turismo britanico es fundamental», ha lamentado, antes de prometer que el PP «hará todo lo posible para que no se resienta en el empleo y inversiones de esta tierra».

Igualmente, ha pedido que el castellano sea lengua vehicular en toda la geografía para que a los niños «se les eduque en español». «Los que tenéis lenguas cooficiales que no sea algo contrapuesto, la lengua que nos une a todos no puede ser una barrera, no continuemos haciendo una España a garrotazos, dividiendo», ha dicho.

Defender los intereses de la citricultura

Asimismo, ha asegurado que «con el PP la Comunitat no tenía que hacer absolutamente nada» por que sus dirigentes «iban a pelearse a la UE» si era necesario. En este punto, se ha referido a la citricultura valenciana para asegurar que los eurodiputados del PP con el vicepresidente del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, «van a defender los intereses del campo valenciano y español», «también negociando la nueva PAC».

El dirigente 'popular' ha asegurado que el PP valenciano es «muy importante a nivel nacional» por lo que «está haciendo» su presidenta, Isabel Bonig, que, ha recordado, no gobierna la Generalitat «por 4.000 votos que son culpa de un adelanto electoral a la carta». «4.000 no es nada, pero es romper los anhelos y el programa que habías presentado», ha lamentado.

«Podemos tener la cabeza bien alta», ha subrayado, para señalar que el PP «se ha renovado también en la Comunitat», donde se «deja muy claro que no tienen nada que ver con cualquier conducta que no haya sido ejemplar». «Este partido es honesto y eficaz», ha remarcado, antes de reclamar que «no nos digan lo que pasó hace diez años» porque «hay que medir a los adversarios por lo que hacen en el presente».

El PP pondrá «todos los medios legales» contra los recortes

Por su parte, la presidenta regional, Isabel Bonig, también ha denunciado «el silencio de Puig ahora con Sánchez respecto a la financiación». «Sumisión total y absoluta», ha lamentado, antes de asegurar que el PPCV «utilizará todos los medios políticos y legales para que los recortes no afecten a los derechos de los valencianos». Ha calificado de «mezquindad política» que se bloqueen recursos para presionar y forzar una investidura.

«Las prestaciones sociales no pueden ser usadas como moneda de cambio para forzar un gobierno. Se vulneran los derechos de los ciudadanos. A Sánchez solo le importa el Falcon y los privilegios de ser presidente pero no el destino de una gran nación y el destino de 45 millones de ciudadanos», ha criticado.

Isabel Bonig ha asegurado que «el Mediterráneo siempre ha sido la avanzadilla de las políticas de la izquierda». «Aquí, Puig adelantó las elecciones bajo el pretexto de dejar de estar marginados. Cuatro meses después del nuevo Botànic, el llamado pacto de los sillones y de los enchufados, se traduce en tres cifras: 1.450 millones de euros que son los recortes que Sánchez le pide a Puig, 330 enchufados y 13.000 valencianos que se han ido al paro en agosto liderando la destrucción del paro».

«Cuando gobiernan los socialistas y sus socios, tenemos recortes, enchufados y privilegios y paro. Eso le espera a España si gobierna la coalición de izquierdas», ha augurado.

Bonig ha alertado que el Consell «en las próximas semanas aprobará recortes y unos presupuestos que recortan los derechos de los valencianos», mientras «no paga la dependencia» o a los proveedores.

«Dinero hay, el problema es de gestión y de prioridades. Puede sacar dinero, por ejemplo, de los cinco millones de las líneas de ayuda directas que Puig ha dado para comprar voluntades, de los 17 millones de euros en asesores y enchufados, o de los 1,3 millones que le acaban de perdonar a una empresa donde Puig tiene acciones», ha señalado.

«Prometieron ejemplaridad y los juzgados investigan por presuntas irregularidades las ayudas a las empresas del hermano de Puig y nadie dice nada. Si después de todo esto Oltra no alza la voz son cómplices de los recortes. Le pido a Oltra que rompan con los socialistas. Solo así demostraría que antepone los intereses de esta Comunitat a los sillones», ha aseverado.