Imagen de archivo de la Audiencia Provincial de Alicante
Imagen de archivo de la Audiencia Provincial de Alicante - JUAN CARLOS SOLER
Sucesos

Cárcel para un conserje por abusos sexuales a un niña que le pidió ayuda para matar a una araña

El condenado tocó los genitales a la menor aprovechando que estaba sola en casa

ALICANTWActualizado:

El conserje de una urbanización de Alicante ha sido condenado a un año de prisión por un delito de abusos sexuales cometido contra una niña que le había pedido ayuda por una araña aparecida en su vivienda.

Así consta en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, según la cual el acusado “no solo atentó contra la libertad de determinación de la menor sino que afectó, poniéndola en peligro, a su indemnidad sexual”.

Los hechos se produjeron el pasado 12 de mayo cuando la víctima, de 14 años y residente en esa misma urbanización alicantina, descubrió una araña en su cuarto.

La niña llamó a su madre, que estaba trabajando en esos momentos, y ella intentó tranquilizarla.

Sin embargo, ante el miedo que demostraba, la madre le aconsejó que pidiera ayuda a un vecino o a un conserje.

La víctima acabó pidiendo auxilio al acusado, F.F.M., de 55 años, que estaba sustituyendo en la portería de la urbanización al conserje titular y desarrollaba en esos momentos tareas de limpieza.

El hombre la acompañó hasta el apartamento tras preguntarle, durante el trayecto, si se encontraba sola en casa.

Una vez en el piso, con la ayuda de una escoba, mató a la araña, pero a continuación tocó los genitales de la adolescente por encima de la ropa mientras le decía “esos pantaloncitos…”, según recoge el fallo.

La víctima se apartó de él y le pidió que se marchara de casa, a lo que él accedió “sin insistir en el tocamiento ni expresar ninguna proposición de carácter sexual”.

La Sección Décima de la Audiencia de Alicante le ha condenado ahora a un año de prisión y cinco años de alejamiento respecto a la menor por un delito de abuso sexual en grado de tentativa.

Para los magistrados, la acción cometida por el procesado, aunque “de carácter fugaz”, tenía un evidente propósito sexual, ya que se produjo en “un lugar a cubierto de la vista ajena”, entre otras razones.

Por esta razón, argumenta la sala, los hechos no pueden ser considerados como un simple delito leve de coacciones o vejaciones injustas, calificación que algunos tribunales han aplicado en el pasado a comportamientos similares.

Además de la pena de prisión y de alejamiento, la Audiencia ha impuesto a F.M.M. la obligación de indemnizar a la chica con 1.000 euros por los daños morales y la prohibición de trabajar en oficios que comporten contacto con menores durante tres meses