Gonzalo Arcón padre e hijo con sus tirachinas
Gonzalo Arcón padre e hijo con sus tirachinas - EFE
Valencia

Dos campeones españoles de tirachinas reivindican que sea deporte

Está considerado un juego aunque se disputa un título mundial y varios nacionales

VALENCIAActualizado:

Dos aficionados españoles al tiro con tirachinas -padre e hijo- que han cosechado varios premios como el de campeón del mundo por equipos reivindican que se considere un deporte "con todas las de la ley" y no un juego.

Ambos residen en la localidad valenciana de Burjassot, y además de llamarse igual, Gaspar Arcón, comparten desde hace quince años una afición en la que, según explican a EFE, se iniciaron por casualidad y les enganchó desde el primer momento.

Gaspar Arcón hijo, quien se proclamó este verano en Italia campeón del mundo por equipos en representación de España, señala que lo que le gusta de esta práctica es que entra en juego "la competencia, la estrategia y la disciplina", y también son importantes la concentración y la posición del cuerpo.

"Había tantos factores unidos para que consigas darle a la diana que eso me encantó desde el principio", explica este tirador, quien admite que hay mucha gente que se queda sorprendida cuando descubre que existen competiciones de tiro con tirachinas y que es campeón del mundo.

Asegura que en la actualidad hay "un poquito más de afición" que cuando comenzaron hace quince años, lo que hicieron de manera "completamente autodidacta", y desvela que si se coge "con ganas", en dos meses se puede "empezar a ser competitivo".

Su padre, campeón de la Comunitat Valenciana en 2012, cuenta orgulloso que en quince años que llevan compitiendo solamente ha podido ganarle ocho veces a su hijo, y que forman un equipo perfecto: el hijo "es como un piloto, sale a la pista y prueba" y cuando vuelve a "boxes" le dice al padre, la "parte técnica", qué cambios hacer para mejorar.

«Pura precisión»

Todos los tirachinas con los que compiten son "de pura precisión", regulables tanto en las gomas como en el punto de mira y adaptados a las manos de cada uno, y están hechos a mano por Gaspar padre, quien dedica unas 80 horas de trabajo manual a cada uno de ellos, con lo que considera que "no está pagado".

Entre el palmarés del joven figuran títulos como el de campeón mundial por equipos, en representación de España, en Italia 2018; séptimo clasificado absoluto en la Copa Mundial de Tirachinas Italia 2018; campeón de España por equipos 2018, octavo clasificado absoluto de España 2017 y cinco veces campeón de la Comunitat Valenciana.