La Caixa doblará su negocio regional que amenaza el liderazgo de CAM y Bancaja

A. C.VALENCIA. La Caixa, líder indiscutible del sector de cajas de ahorros en España, pretende duplicar como mínimo su volumen de negocio en la Comunidad en el plazo de cuatro años con la intención de

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A. C.

VALENCIA. La Caixa, líder indiscutible del sector de cajas de ahorros en España, pretende duplicar como mínimo su volumen de negocio en la Comunidad en el plazo de cuatro años con la intención de situarse «a la cabeza» junto a Bancaja y la CAM. Para ello, la entidad presidida por Ricardo Fornesa ha elaborado un plan estratégico para el periodo 2007-2010, que prevé aumentar en 93 sus sucursales en la región, donde en la actualidad se halla en la tercera posición -sólo superada por las cajas locales- con una red de 477 oficinas. La Caixa ya le pisa los talones a la CAM -502- y todavía continúa lejos de Bancaja -634-.

Pese a reconocer el alto grado de madurez del sector, el director territorial de la entidad catalana en la Comunidad, Juan Odriozola, advirtió de que «las oficinas que faltan son de las nuestras».

La Caixa ya dispone de la mayor red bancaria de España y pese a que considera que su situación en la Comunidad «es bastante buena», sus directivos pretenden dar «un empujoncito» para recortar distancias y «meterse en cabeza», ya que aspiran a implantar también su «liderazgo» en el ámbito regional.

En todo caso, los dirigentes de la Caixa son conscientes de que los competidores no van a quedarse de manos cruzadas y, por tanto, serán difícil ampliar su cuota en cuanto a oficinas -el 10% con una sucursal por cada 9.837 habitantes-.

Tras haber abierto 31 nuevas oficinas el pasado año, la entidad catalana prevé otras 26 nuevas aperturas para el presente ejercicio -16 en Valencia, siete en la provincia de Alicante y otras tres en la de Castellón-.

Salto cualitativo

El plan estratégico también contempla la creación de 530 puestos de trabajo, que se unirán a la actual plantilla que mantiene en la Comunidad -1.736 empleados con una edad media de 36 años-. El reto pasa ahora por incrementar su peso en el mercado financiero -captación de recursos e inversión crediticia-, que en estos momentos se sitúa en el 6,5%.

Odriozola marcó el objetivo de situarse en el entorno del 9% en el plazo de cuatro años, y no descartó superar el 10% a más largo plazo. Para ello, se dará un «salto cualitativo» y se doblará el negocio que en la actualidad maneja en la Comunidad, que al cierre de 2006 rebasó los 16.994 millones de euros, tras registrar un incremento del 25% en relación al año anterior. Los dirigentes de la caja con sede en Barcelona insistieron en que la entidad «invierte más recursos que capta» en la Comunidad, en un fenómeno que atribuyó al mayor carácter «inversor que ahorrador» que predomina en tierras valencianas.

El carácter emprendedor y la importancia de las pymes en el tejido productivo explican en buena medida esta peculiaridad de la cuenta de resultados de la Caixa en la región.

De hecho, los recursos totales de sus 672.000 clientes -más del 13% de la población tras aumentar en el último año en 56.000 personas- ascendieron al cierre del último ejercicio a 7.604 millones de euros -un 22% más-. Por contra, los créditos alcanzaron un valor de 9.390 millones -con un crecimiento del 28%- lo que arroja un saldo deficitario para la territorial de la caja superior a los 1.786 millones de euros.

Mercado hipotecario

El principal componente de la inversión se dirige a la financiación de viviendas, que representa el 75% de la cartera. Así, Odriozola matizó que, de forma acumulada y neta, se financian las viviendas de más de 112.000 clientes.

No obstante, el director territorial señaló que la entidad pretende «reforzar la inversión en pymes», cuyos niveles de recursos e inversiones crecieron en el presente ejercicio un 20,6 y un 24% respectivamente. Asimismo, apuntó que representan el 16% de la cartera de recursos y el 21% de la inversión global del balance de la entidad, por lo que subrayó la importancia de las 28. 835 empresas que trabajan con la entidad, dado que se trata de «pocos clientes -un 4 por ciento sobre el total- que generan muchos recursos e inversión al balance».