Vídeo: Una turista británica reclama el dinero de sus vacaciones porque había "muchos españoles" en Benidorm

La británica que se quejó de que hay muchos españoles en Benidorm: «Me llaman racista y no es verdad»

Las declaraciones de Freda Jackson provocaron una gran reacción negativa, algunos comentarios la acusaban de intentar obtener un regalo o descuento en su viaje

Actualizado:

La británica Freda Jackson asegura que sus declaraciones se sacaron de contexto e incide en que sus vacaciones en Alicante fueron «un desastre». La jubilada, que se quejó hace unos días de que en su hotel de Benidorm hubiera muchos españoles y pidió que se marcharan a otro lugar de vacaciones porque habían arruinado las suyas, ha vuelto a hablar. Freda Jackson, de 81 años, ha vuelto a conceder una entrevista al Mirror, para matizar sus palabras después del revuelo ocasionado.

La jubilada de Blackburn, Lancs, dijo en su primera entrevista: «El hotel estaba lleno de turistas españoles y realmente nos pusieron de los nervios porque eran tan groseros. Una noche, un chico español casi me tira al suelo y simplemente se fue sin siquiera disculparse».

Sus comentarios provocaron una gran reacción negativa y fue acusada de tratar de obtener unas vacaciones gratis.

Pero Freda, que viajaba con una amiga de 61 años, describió la reacción en su contra como «repugnante» y un «montón de mentiras».

En declaraciones a Mirror Online, dijo: «Nunca dije que los españoles deberían ir a otro hotel, solo que el hotel no atendía a los ingleses. Ha sido totalmente sacado de contexto. Ahora las personas que ni siquiera me conocen me llaman racista, lo cual no es cierto».

«Me dieron un hotel en el casco viejo de la ciudad, lejos de todo, cuando había pedido alojamiento cerca de las tiendas, en la zona nueva de Benidorm», señaló la anciana, recalcando que su denuncia va dirigida exclusivamente hacia la agencia Thomas Cook, que organizó su viaje. Unas vacaciones que le costaron 1.260 euros, dinero que tuvo que financiar durante 12 meses para poder costearse su tiempo de relax.

La pensionista, que trabajó como cuidadora y enfermera auxiliar la mayor parte de su vida, dijo que nunca se había quejado de unas vacaciones antes, pero que esta era una «catástrofe de principio a fin».

Sus vuelos se cambiaron con menos de una semana de aviso, y Freda, que sufre problemas de movilidad, tuvo problemas para llegar a las habitaciones del piso 14 que se les dio.

Su compañera agregó: «No fueron las vacaciones que esperábamos, pero los comentarios de Freda fueron exagerados desproporcionadamente. Freda es una mujer encantadora. Es inquietante y me enoja la forma en que la han tratado. La gente se ha estado riendo de ella».

El hotel dijo que Jackson solo había presentado una queja sobre la ubicación de su habitación, que se modificó a petición suya.

Un portavoz de Thomas Cook ha comentado: «Debido a un error del sistema, la Sra. Jackson no fue informada de un cambio en sus vuelos hasta seis días antes de la partida. Sentimos mucho las molestias que esto ocasionó y estamos investigando para asegurarnos de que no vuelva a suceder. Le hemos ofrecido a la Sra. Jackson y su acompañante de viaje un gesto de buena voluntad para tratar de arreglar las cosas, y esperamos que ella acepte».