Isabel Bonig, en las Cortes Valencianas junto a Eva Ortiz
Isabel Bonig, en las Cortes Valencianas junto a Eva Ortiz - MIKEL PONCE
Política

Bonig traslada que la lista de Valencia ha de tener tirón y alimenta su apuesta por un independiente

La presidenta del PPCV considera que es la mejor forma de atraer votantes pese a los peligros internos de la estrategia

VALENCIAActualizado:

Alrededor de dos años lleva circulando una de las ideas clave de la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, para confeccionar la lista del Ayuntamiento de Valencia con la que presentarse a las elecciones de mayo de 2019: que formen parte de ella personas independientes, incluso en el primer puesto. En su cabeza, que sólo ella conoce realmente, ha habido -según ha ido trascendiendo- vaivenes al respecto en lo que es una difícil decisión. Al principio parece que se decantaba por un perfil empresarial, que posteriomente se replanteó. Tiempo más tarde asumió que el portavoz popular en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons sería el candidato idóneo y que contra él resultaba complicado buscar una alternativa.

Mientras, la situación en la ciudad, dirigida de forma temporal por una gestora tras el estallido del caso Taula -que dejó a nueve de los diez concejales del Consistorio imputados por presunto blanqueo de capitales-, hacía que acabara tomando las riendas en primera persona. Luis Santamaría, al frente del órgano y quien se ha ido encargando de intentar «ordenar» el desaguisado y trabajando en los barrios, lleva tiempo sin ocultar su deseo de encabezar la candidatura, pero no es la preferencia de Bonig. La líder del PPCV ha optado por dar mas visibilidad a su portavoz en el Ayuntamiento, Eusebio Monzó, persona de su plena confianza, la cual antes de verano y durante los meses previos a la victoria de Pablo Casado en las primarias parecía ser su apuesta decidida como «número uno».

Las intenciones, sin embargo, han vuelto a cambiar. Y pese a que nunca se ha descartado que en la mente de Bonig siguiera la opción del independiente, en este momento se ve cada vez más claro dentro del partido. Y así lo interpretan quienes han escuchado con atención -y siempre leyendo entre líneas- sus últimos mensajes. El más reciente se produjo este miércoles, cuando se celebró una reunión de la gestora y previamente una comida con los presidentes de distrito en la ciudad como gesto de acercamiento al tratarse precisamente de las personas que tendrán que involucrarse de lleno en la campaña electoral estén o no en el comité de campaña (cuya constitución está prevista una vez se haya designado al candidato a la alcaldía).

En la reunión, y tras agradecer los servicios prestados tanto a Monzó como a Santamaría, fuentes del partido destacan una afirmación de la líder del PPCV: «La lista tiene que tener tirón». A pesar de ser una evidencia, muchos interpretan estas palabras como que en este momento su apuesta es total por un independiente. En realidad, algunas fuentes matizan que por dos, uno como cabeza de cartel y otro en otro puesto. Los perfiles de los que se habla son el social y el empresarial, y los nombres que han venido circulando son el del director de Cáritas, Ignacio Grande, o el del presidente del Levante UD, Quico Catalán. Otro de los que suena es el del expresidente del Consell Jurídic Consultiu Vicente Garrido.

Peligros a nivel interno

Bonig es consciente de los problemas que genera esta estrategia. El primero, que posiblemente no tenga venta en Génova puesto que la última palabra es de Casado y resulta difícil que quiera colocar a una persona de fuera. Como preferencia aparece, según fuentes cercanas, González Pons - quien ha resurgido como alcaldable pese a que ha manifestado por activa y por pasiva que no lo desea- y, en un plano más bajo, Luis Santamaría -al cual algunos sectores dan más opciones que otros-. El segundo problema es que un independiente no sería del todo bien visto por muchos cargos y militantes del partido que han trabajado desde las sedes y entienden que existen personas capacitadas dentro de la formación. Pero la visión de la líder de los populares valencianos, según fuentes cercanas, es que sería una forma de «seducir» a gente externa y animar a los votantes con perfiles atrayentes y totalmente renovados. Una de las tendencias, además, en otros partidos como Ciudadanos con el que tendrán que competir por un mismo nicho.

Imagen de archivo de un consejo de dirección del PPCV en 2016 presidido por Casado
Imagen de archivo de un consejo de dirección del PPCV en 2016 presidido por Casado - ROBER SOLSONA

Mientras tanto, todavía sigue pendiente una reunión con Pablo Casado para empezar a decidir. Durante el verano se dio casi por hecho que los nombres se conocerían a finales de septiembre porque era una de las primeras cuestiones a resolver, pero, como suele ocurrir en política, los tiempos se retrasan. La nueva fecha aproximada que marcan en el calendario es finales de octubre y principios de noviembre. Unos plazos que también permitirían realizar la famosa encuesta ciudadana en Valencia de la que poco más se sabe. Se especula con que incluirá seis nombres (González Pons, la diputada autonómica María José Catalá, Eusebio Monzó, Luis Santamaría y dos independientes o alguien «para despistar»).

La dirección regional tal vez reciba algo de información al respecto este sábado, cuando Casado mantendrá una reunión con los miembros de la Junta Directiva Regional y, a continuación, participará en una comida con militantes en la Pobla de Farnals, para la que ya se han apuntado unas 700 personas con entradas agotadas.

Durante el próximo mes también está previsto que se constituya el Comité Electoral para iniciar de lleno el trabajo de cara a los comicios autonómicos y municipales.