Los bomberos controlan el fuego de Villalonga y al fin extinguen el de Alcoy

Los bomberos controlan el fuego de Villalonga y al fin extinguen el de Alcoy

A. M. P. / AGENCIAS | VALENCIA
Actualizado:

La Comunidad Valenciana sufrió ayer dos nuevos incendios en un verano especialmente devastador para los montes de la región. El primero de ellos, iniciado la noche del martes en Villalonga (Valencia), se dio por controlado a las 18 horas de ayer. No obstante, los bomberos continuaron refrescando el terreno ante el temor de que las llamas revivan por las altas temperaturas.

El fuego, que se inició sobre las 23.20 horas en el barranco El Bouet, obligó a desalojar de forma preventiva a unas 20 personas que se alojaban en casas rurales y chalés de la zona. Las llamas fueron provocadas por la caída de un rayo en una masa forestal, que prendió con rapidez azuzado por el viento.

A lo largo de la jornada, los efectivos, integrados por por ocho Air Tractor, cinco helicópteros, siete brigadas de emergencia, siete autobombas, dos brigadas forestales, agentes medioambientales y la Guardia Civil, lucharon por perimetrar y controlar el foco principal de la cabecera del incendio.

Según las primeras estimaciones, las llamas han calcinado alrededor de 61 hectáreas de monte bajo y matorral. El terreno quemado corresponde a una zona «escarpada» del barranco, en la partida Tancaes Altes del municipio, según informó ayer el conseller de Gobernación, Serafín Castellano. El aviso del incendio se recibió a través de una llamada al teléfono 112, momento en el que se activó el dispositivo de seguridad.

Fuego en Les Useres

Alrededor de las 17.40 horas de ayer, otro incendio forestal fue declarado en el barranco de Les Useres (Castellón). Al cierre de esta edición, dos medios aéreos habían sido desplazados a la zona, sin conocerse por el momento las hectáreas afectadas. Fue controlado tres horas después.

Mientras, el incendio declarado el 20 de agosto en la partida de Cotes Altes, entre los términos de Alcoy y Cocentaina, fue extinguido oficialmente ayer, a las siete de la mañana. Por el momento se desconocen las causas del fuego, que ha arrasado una superficie de 63 hectáreas, 33 de ellas de cultivos y el resto de masa forestal.