El parque revivirá el especio natural de los animales

El Bioparc «Ignacio Docavo» será en 2005 una fiel recreación de un bosque tropical

La adjudicación de las obras, gestión y explotación del Bioparc, Parque de Atracciones y aparcamiento del Parque de Cabecera a la empresa Rain Forest S.L. abre la cuenta atrás para que sea una realidad en enero de 2005. Este complejo aspira a constituir la tercera pata del ocio educativo en la capital, tras la Ciudad de las Artes y el Parque Oceanográfico.

VALENCIA. Manuel Conejos
Actualizado:

La espera ha sido larga pero valdrá la pena. O al menos eso se desprende del ambicioso proyecto ganador del futuro Bioparc y Parque de Atracciones presentado por la empresa Rain Forest S.L. Esta sociedad adjudicataria de las obras, explotación y gestión, fue creada en 1994 por un grupo de biólogos, veterinarios y naturalistas y se ha embarcado ya en proyectos ambiciosos como el Zoo de Fuengirola y Terra Natura en Benidorm.

El director de Rain Forest S.L., José Maldonado, explicó a ABC sus ideas para el Parque de Cabecera, que va a ser la actuación más importante desde que está al frente de esta sociedad especializada en el diseño y construcción de acuarios y bioparques.

La parte más llamativa del complejo será, sin duda, el Bioparc, una instalación que la ciudad compensa ahora de forma rácana con el insuficiente y anticuado Zoológico del jardín de Viveros. El Bioparc se plantea, según Maldonado, como un parque que «recrea fielmente los hábitats animales, por lo que se diseña desde el punto de vista de cada especie».

Maldonado considera que «lo importante es que el animal reviva su espacio natural para que esté a gusto y el entorno sea creíble para el público, de lo contrario se convierte a las distintas especies en «animales-payaso»».

REALISMO NATURAL

Árboles, rocas, lianas, taludes y lagos recrean la sabana africana, el desierto, un manglar o un bosque tropical. Precisamente, este último será el que ocupe una mayor extensión en el parque.

«Tradicionalmente en España se ha dado la espalda a este tipo de hábitat, pero es uno de los más atractivos para el público y servirá para convertir a Valencia en un referente mundial en su estudio». Y es que el grupo de biólogos que dirigirán este Bioparc podrán observar el comportamiento de las distintas especies en su entorno natural.

Ranas, mariposas, cocodrilos, serpientes y mandriles se combinarán con los más esperados por los pequeños, como son los tigres, elefantes y leones, más propios de la sabana africana. Todos ellos tendrán cabida para que el público disfrute de los animales de una forma integradora.

Esa integración se consigue, según Maldonado, con «el empleo de elementos naturales para separar a las diferentes especies y a éstas del público. Por ejemplo, si un chimpancé no sabe nadar, pues se coloca un lago artificial para delimitar su espacio».

El diseño del Bioparc «Ignacio Docavo», que llevará este nombre en reconocimiento al profesor que ha hecho posible este proyecto, estará listo en un año y medio y las obras finalizará en el último trimestre del año 2004.

En cuanto al Centro de Ocio, donde destaca el Parque de Atracciones, el director de Rain Forest S.L. reseña que «los planetas compondrán el elemento decorativo vertebrador, hasta llegar al centro de la Tierra».

Las atracciones serán rotativas cada seis meses, aunque habrá algunas fijas, como la caída libre, mientras que el resto del complejo albergará gimnasios, boleras, juegos recreativos. minicines y diversos centros de restauración.

Los rasgos de continuidad en el Parque de Cabecera los completará el bosque ribereño, que será una actuación municipal, donde se albergará un gran lago navegable.

Con este ambicioso proyecto, cuyas obras preliminares ya han comenzado, Valencia se convertirá en el referente europeo del ocio educativo. Después de la puesta en marcha de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, y el próximo verano del Parque Oceanográfico, el Parque de Cabecera, con su oferta lúdica, será la tercera pata para este tipo de turismo.