Efectivos de la Guardia Civil que han intervenido en la operación contra la banda juvenil en Crevillent
Efectivos de la Guardia Civil que han intervenido en la operación contra la banda juvenil en Crevillent - G. CIVIL
Alicante

Cae una banda juvenil que amenazaba y agredía a alumnos de dos institutos en Crevillent

Una de las víctimas se autolesionó y abandonó el hogar familiar, por lo que su madre denunció el acoso

ALICANTEActualizado:

La Guardia Civil ha desarticulado una banda juvenil formada por diez alumnos, de entre 13 y 15 años, de dos institutos de Secundaria de Crevillent (Alicante) que, presuntamente, amenazaban y agredían a otros menores, estudiantes también de ambos centros, si no accedían a lo que les solicitaban.

La presunta líder del grupo y otra integrante, ambas de 15 años, han sido detenidas por los supuestos delitos de acoso escolar, lesiones y amenazas, aunque posteriormente "han quedado en libertad provisional con cargos" tras pasar ayer a disposición de la Fiscalía de Menores de Alicante, según un comunicado del instituto armado.

Del mismo modo, afirma la nota de prensa, había "una clara preferencia para escoger a las víctimas más vulnerables y manipulables, en su mayoría, menores en riego de exclusión social".

Caso grave

En el transcurso de las indagaciones se recibió una denuncia más que forzó a los agentes a acelerar las detenciones, debido a la gravedad de los hechos.

En ella, la madre de un alumno reseñó un episodio de autolesión y abandono del domicilio por parte de su hijo, todo ello a consecuencia del acoso escolar que sufría por parte presuntamente de la banda ahora desarticulada, según el comunicado del instituto armado.

Otros tres presuntos miembros de la banda -una chica y dos varones, de entre 14 y 15 años- han quedado en calidad de investigados y los cinco menores restantes (tres chicas y dos varones) carecen de responsabilidad penal (inimputables) por tener 13 años, señala la nota de prensa.

La investigación se abrió después de que el instituto armado de Crevillent recibiera informes y denuncias por parte de dos centros educativos de Secundaria de este municipio, en los que se aseguraba haber detectado diversos casos de presunto acoso escolar sufridos por alumnos de ambos centros.

Inmediatamente, los agentes comenzaron las pesquisas para averiguar la identidad de los supuestos acosadores, "también estudiantes de ambos institutos", según el comunicado de la Guardia Civil.

De las numerosas entrevistas mantenidas con los perjudicados y todos los posibles testigos y del análisis de cada una de las denuncias y de los informes recibidos se dedujo que se trataba de un grupo de menores, completamente organizado e, incluso, jerarquizado, ya que los miembros obedecían las órdenes de su líder.

También se observó que existía un patrón en las técnicas para anular a sus víctimas y hacer que estas entrasen en el grupo, "bajo amenazas, coacciones y agresiones", según la Guardia Civil.