Bajan un 7 por ciento las multas por conducir y hablar por el teléfono móvil

Cada vez resulta más habitual observar a ciudadanos que hablan por su teléfono móvil mientras circulan con su vehículo por el casco urbano. Esta situación supone un alto riesgo de accidente y ha motivado alrededor de 3.000 denuncias de la Policía Local de Valencia el pasado año, algo menos que el anterior. Sin embargo, el número de multas aumentó, en general, un 10 por ciento en 2000.

VALENCIA. G. Alonso
Actualizado:

Conducir mientras se habla por el teléfono móvil, un instrumento que cada vez se utiliza más y durante mayor tiempo a lo largo del día, se ha convertido en una escena cotidiana que cualquiera, cuanto menos, ha podido obsevar. Se trata de un pleigroso hábito que muchos incluso han llegado a practicar, y no en ocasiones aisladas, pues para algunos ya es una costumbre.

Sin embargo, los agentes de la Policía Local de Valencia hacen lo posible para que no se repita este comportamiento que califican de «temerario», y no dudan en sancionar a los conductores a los que sorpenden «in fraganti», con multas que pueden llegar a superar el millón de pesetas si derivan en una conducción que implica un riesgo para terceras personas.

El pasado año, la Policía Local de Valencia sancionó a un total de 2.987 conductores hasta el 30 de octubre, según reflejan las estadísticas facilitadas por la Delegación de este Cuerpo municipal, un siete por ciento menos en comparación con el mismo periodo del año anterior, en el que se contabilizaron 3.200.

Sin embargo, en términos generales, el número de multas ascendió un diez por ciento durante 2000, con 229.531 frente a las 209.397 del año 1999.

ESTACIONAMIENTO INDEBIDO

El mayor número de sanciones siguen estando causadas por restacionamientos indebidos, concretamente en el carril bus (51.472), seguidas de las denuncias por aparcar en una calle peatonal, vado o acera (41.988), en paso de peatones o minusválidos (40.343), o en doble fila (35.411), que en conjunto se han incrementado un 34 por ciento con respecto a 1999.

Resultan significativos los descensos en el número de multas como consecuencia de circular con un menor acomodado en el asiento delantero (-67 por ciento), circular por la plataforma del tranvía (-15 por ciento) o circular por el carril bus (-39 por ciento).

Por el contrario, se han incrementado de forma preocupante las denuncias por conducir de modo temerario o negligente (108 por ciento), circular por encima de la acera o en una calle peatonal (54 por ciento), no respetar la prioridad de los peatones (70 por ciento), comportarse de forma indebida entorpeciendo la circulación (71 por ciento), circular en sentido contrario (79 por ciento )hacer caso omiso a las marcas en el pavimento (38 por ciento) y al agente (38 por ciento) y circular sin casco (36 por ciento).

El catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, Luis Montoro, asegura que el peligro que supone conducir hablando por un teléfono móvil multiplica el riesgo de accidente entre un 5 y un 7 por ciento y que es equivalente a hacerlo bajo la ingestión de bebidas alcohólicas.º