Plano con la reordenación del tráfico
Plano con la reordenación del tráfico - ABC
Local

El Ayuntamiento de Valencia completa las restricciones al tráfico privado en el centro de la ciudad

La operación comprenderá ahora los barrios de El Carmen, El Pilar y El Mercat

VALENCIAActualizado:

La Concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de València realizará esta semana la reordenación pendiente de la circulación en Ciutat Vella, estableciendo nuevas 'zonas residenciales' "con uso preferente de residentes y logística y acabando con el tráfico oportunista", ha informado el departamento que dirige Giuseppe Grezzi.

Con esta intervención, recalcan, "se dignificará y reforzará el carácter residencial del distrito de Ciutat Vella". Será a lo largo de este jueves, 5 de octubre, después de que los trabajos de adecuación se inicien mañana miércoles, día 4, por parte del servicio municipal de Movilidad Sostenible.

Tras las actuaciones del entorno de La Lonja y de la calle Serrans, la operación comprenderá ahora los barrios de El Carmen, El Pilar y El Mercat, concretamente el área comprendida entre Blanquerias, por el norte; Guillem de Castro, por el oeste; la calle Guillem Sorolla, por el sur, y el entorno de las calles Serrans, Calatrava, Puríssima, Estamenyeria Vella y Ercilla por el este.

Siguiendo la dinámica de la actuación de Serrans, la operación consiste en el establecimiento de nuevos itinerarios de entrada y salida a las diferentes zona de Ciutat Vella. Estos canalizarán el tráfico de entrada desde la Ronda Interior hacia los domicilios, estacionamientos, comercios y espacios reservados de carga y descarga y dirigirán su salida hacia un punto próximo de la misma ronda, evitando así el tráfico oportunista e innecesario.

Desde el consistorio valenciano subrayan que la operación "cuenta con el visto bueno de todos los servicios municipales afectados" y se ha realizado atendiendo también a las entidades participantes en la sectorial de Ciutat Vella de la Mesa de la Movilidad de València, tan solo requerirá señalización vertical y horizontal y afectará al sentido de algunas calles, al tiempo que recupera otras con carácter peatonal.

Mejorar la calidad de vida

"Es cierto que esta operación se produce aquí muchas décadas después de que otras ciudades tomasen medidas parecidas para proteger su patrimonio y eso ha consolidado un deterioro adicional en el entorno, pero nunca es tarde para revertir esta situación y mejorar no solo nuestro entorno, sino también nuestra calidad de vida", ha concluido.

Todos los detalles y el plano indicando la nueva ordenación de la circulación motorizada en el barrio se han impreso en 15.000 dípticos que se están repartiendo en los buzones de los vecinos y las vecinas de la zona. Del mismo modo, tras las reuniones mantenidas por la sectorial de Ciutat Vella de la Mesa de la Movilidad, a las que han asistido responsables de la Concejalía de Movilidad Sostenible, esta ha remitido a todas las personas participantes una relación con las peticiones que estas han realizado y se han incorporado a la actuación.

Las siete claves de la actuación

El objetivo de la actuación es consolidar los barrios de El Carmen, El Pilar y El Mercat, de Ciutat Vella, como zona residencial. Esto implica que se trata de una zona especialmente acondicionada y destinada en primer lugar a los peatones y en la que se aplican normas especiales de circulación como velocidad máxima de 20 km/h, concesión de la prioridad a los peatones por parte de quienes conducen y estacionamiento permitido únicamente en los lugares indicados con señales o marcas.

En segundo lugar, establece cinco puertas de acceso libre con sus correspondientes salidas. Esta actuación no restringe el acceso libre del tráfico, pero, al acabar con los itinerarios oportunistas, hace inútil el tráfico que no tenga como destino un punto dentro del itinerario interior de cada bucle. Así, dependiendo de cuál sea el destino, se entrará por una u otra puerta, explican.

Además, para generar estos itinerarios interiores mínimos, algunas vías cambian el sentido de la circulación. El cambio más destacado es el de la calle Quart --en el tramo entre la calle de la Mare de Déu de la Misericòrdia y la plaza del Tossal. También modifican su sentido:Calle Ripalda (tramo entre las calles de la Beneficiència y dels Soguers); Calle Pinzón, en eltramo entre las calles Quart y Doctor Beltrán Bigorra; y Calle de la Mare de Déu de la Misericòrdia.

Nuevas zonas peatonales

Como resultado de la operación, las siguientes ubicaciones pasan a ser espacios de carácter peatonal: Entorno de la plaza de Santa Úrsula;el tramo de la calle de Dalt, entre las calles Sant Tomàs y l'Hostal de Morella; las calles Pintor Fillol y Pare d'Òrfens, entre la plaza de l'Arbre y la marginal derecha del antiguo cauce del río Turia.

Así como se hizo en el entorno de las Torres de Serranos y de la plaza del Mercat y la Lonja, las personas recuperan estas calles y los vehículos autorizados a circular puntualmente por ellas han de adaptarse al ritmo de los peatones.

El hecho de que la actuación se realice mediante señalización vertical y horizontal, sin barreras físicas, posibilita en todo momento el acceso a vehículos de emergencia y servicios a todas las calles, aunque solo se producirá en circunstancias excepcionales. En caso contrario los desplazamientos internos los realizarán como el resto de vehículos, subrayando el carácter residencial y respetando los nuevos espacios peatonales.

La Concejalía añade que con esta operación, tanto vecinos y vecinas como visitantes de esta zona singular de la ciudad de València se verán beneficiados por la reducción de la contaminación atmosférica y sonora que genera el tráfico.

Finalmente, el rediseño incluirá nuevas zonas de carga y descarga en la plaza del Forn de Sant Nicolau, la calle Pinzón, la calle Doctor Beltrán Bigorra, la plaza del Portal Nou, la plaza de Sant Jaume, la calle Corona y la calle Murillo.

La oposición lo critica

Los dos grupos de la oposición han criticado duramente esta decisión. El concejal de Grupo Popular en el Ayuntamiento de València Alberto Mendoza ha considerado que la restricción al tráfico en la zona de Ciutat Vella es "un nuevo atropello a los vecinos".

"Hoy nos encontramos con otro nuevo despropósito del responsable de la movilidad en la ciudad, que vuelve a imponer sin previo aviso y con menos de 48 horas de antelación, la prohibición de la circulación en gran parte del distrito de Ciutat Vella", ha apuntado el edil 'popular'.

Mendoza ha recordado que ya es la cuarta reordenación en este entorno y que en todas las anteriores ha tenido que rectificar. "El ejemplo de Barón de Cárcer ha sido el más sonado, error tras error a golpe de accidentes y ayer mismo vuelve a bloquear parte del tráfico en esta avenida", ha señalado.

Por su parte, el edil de Ciudadanos Narciso Estellés ha denunciado que la decisión impuesta por el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, en la plaza San Agustín "supone un problema adicional al tráfico fruto de una nueva imposición precipitada y sin diálogo", según ha informado el partido en un comunicado.

El resultado de esta restricción del tráfico en su primer día de aplicación ha sido "un mayor atasco en el centro de Valencia, lo que ha perjudicado también a los usuarios de la EMT". Estellés ha explicado que la prohibición de girar desde la calle Xátiva a la calle Sant Pau por la plaza San Agustín y desde la avenida del Oeste a la calle Sant Pau "sólo provoca mayor atasco y mayor enfado a los usuarios, tanto del coche como del transporte público" por lo que "se debe eliminar esta nueva restricción de tráfico".