La autovía de La Plana se ampliará hasta el aeropuerto para «acercar» el Costa de Azahar a Castellón y la A-7

ESPERANZA MOLINA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

CASTELLÓN. La Diputación Provincial de Castellón volverá a solicitar al presidente del gobierno, José María Aznar, que ponga la primera piedra del aeropuerto de Castellón antes de que se celebren las elecciones generales del mes de marzo.

Este fue uno de los temas de la conversación que mantuvo con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, el responsable de la entidad provincial, Carlos Fabra, durante la visita que el responsable autonómico realizó a la pequeña localidad de Vilanova d´´Alcolea, donde contempló alguno de los planos referente a la ubicación de la nueva dotación aeroportuaria, y su recorrido por los terrenos que acogerán esta instalación que abrirá una nueva era para el futuro turístico y social de la provincia de Castellón.

La visita de Camps fue acogida con aplausos. El presidente escuchó con interés las explicaciones sobre el aeropuerto, cuyas obras comenzarán dentro de un mes tras la reciente adjudicación de los trabajos el pasado viernes. No hubo demasiados planos, pero si suficientes explicaciones, para indicar al presidente las enormes expectativas que ha levantado el aeropuerto, que estará comunicado con la costa y el acceso de la autopista en un tiempo medio de diez minutos.

Conseguir esto será posible gracias a la colaboración de la Conselleria de Obras Públicas, a la que se ha solicitado que prolongue la Autovía de la Plana, prevista inicialmente hasta el municipio de Cabanes, hasta la localidad de Vilanova d´Alcolea. Apenas 6 o 7 kilómetros más, indicaba Carlos Fabra, pero fundamentales en el plan de comunicación y accesos del Aeropuerto, ya que esta carretera, dotada con cuatro carriles, estará conectada con el acceso de la autopista y se convertirá en la alternativa futura de la N-340.

El aeropuerto tendrá también una conexión directa con la localidad costera de Torreblanca, a través de un nuevo vial que acortará las distancias y permitirá comunicar el interior de la provincia y el futuro aeropuerto con el litoral castellonense en un tiempo medio de 9 a 10 minutos.

El objetivo fundamental es acercar el turismo nacional e internacional a la costa de Castellón y fomentar el desarrollo interior y del litoral, a través del nuevo aeropuerto y de carreteras rápidas y fáciles de transitar que multipliquen el atractivo de la zona.

Una inversión cifrada en 111,5 millones de euros para la obra del aeropuerto, de inversión pública y privada; y superior a los 30 millones de euros para las dotaciones complementarias.