Bicicletas y otros objetos robados por el «ladrón okupa» en Santa PolaABC
Sucesos

Arrestan al «ladrón okupa»: se quedaba a vivir unos días en las casas que desvalijaba en Santa Pola

La Guardia Civil ha detenido al joven tras asaltar 18 segundas residencias habitadas solo en vacaciones

ALICANTEActualizado:

La Guardia Civil ha detenido en Santa Pola (Alicante) a un singular ladrón okupa que se instalaba unos días después de desvalijar casas. El joven está investigado como presunto autor de, en menos de dos meses, hasta 18 robos con fuerza en viviendas, la mayoría segundas residencias, uno más en un local comercial y dos hurtos.

De hecho, el detenido no tenía casa y se quedaba a dormir durante unos días tras los golpes. Ya ha ingresado en prisión y los agentes investigan a otro hombre, español de 67 años, por receptación de los objetos sustraídos.

La investigación arrancó hace un mes para esclarecer una serie de robos cometidos en el interior de viviendas, cuyo modus operandi era bastante familiar para los agentes. Las viviendas aparecían con las puertas de entrada destrozadas, y todas se ubicaban en un radio de acción bastante reducido, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

El principal sospechoso era un joven que había sido detenido hasta tres veces, en menos de cinco meses, por hechos similares. A pesar de las reiteradas detenciones, la última de ellas a finales de febrero, continuaba delinquiendo tras la puesta en libertad.

Según apuntan las investigaciones, las viviendas que elegía para cometer los delitos solían ser las destinadas a segunda residencia (vacías la mayor parte del año), y cercanas unas de otras. Al carecer de vehículo y de domicilio, aprovechaba el robo para quedarse a dormir unos días.

Pasado un tiempo prudente, abandonaba esa casa, pero acudía a otra a la que pudiera ir andando, alejada no más de tres o cuatro calles de la anterior. En una ocasión, entró hasta en cuatro viviendas situadas en la misma planta de un mismo edificio.

Otro revendía el botín

Tras una estrecha vigilancia y seguimiento, los investigadores descubrieron dos locales que utilizaba tanto de almacén, como de establecimiento de venta de todo lo sustraído. En uno de estos locales, contó con la colaboración de otro hombre que, a su vez, revendía a terceros lo que le había comprado al joven.

Una vez se obtuvo la orden judicial de entrada y registro, los agentes se incautaron, dentro de uno de los locales, de tres televisores, cuatro teléfonos móviles, tres tablets, dos bicicletas, un sillón relax, 300 euros en metálico, electrodomésticos pequeños (un secador, una olla, un limpiador de vapor), dos taladros y una radial, entre otros.

Tras los registros, la Guardia Civil ha detenido al joven, de 22 años, como presunto autor de un total de 21 delitos (19 de robo con fuerza y dos de hurto) e investiga a otro más por receptación de objetos robados. El detenido, tras pasar a disposición judicial del Juzgado de Instrucción número 3 de Elche, ha ingresado en prisión.

Buena parte de los enseres sustraídos ya han sido devueltos a sus legítimos propietarios, aunque todavía quedan otros objetos pendientes de ser reconocidos por sus dueños.