Los arqueólogos creen haber localizado en Turis la ciudad perdida de Kili

R.F.C.VALENCIA. Los últimos trabajos desarrollados por el equipo de arqueólogos del Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de Valencia refuerzan la teoría de que el yacimiento de La

Actualizado:

R.F.C.

VALENCIA. Los últimos trabajos desarrollados por el equipo de arqueólogos del Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de Valencia refuerzan la teoría de que el yacimiento de La Car_ncia, en el municipio valenciano de Turís, puede corresponder a la ciudad perdida de Kili. Así lo confirmó ayer en un comunicado la corporación provincial, que ha financiado con 14.000 euros la investigación dirigida por la arqueóloga Rosa Albiach entre el 10 de septiembre y el pasado día 5 de octubre.

Las numerosas torres que asoman sobre el terreno excavado refuerzan la tesis de que La Car_ncia es uno de los yacimientos que podría corresponder a «la enigmática ciudad ibero-romana acuñada como Kili (Gili) en algunas monedas valencianas», apuntó Albiach.

Según la arqueóloga, en esta última excavación se ha conocido que la tercera muralla tenía cerca de un metro de ancho, y aunque las lluvias paralizaron los trabajos e impidieron conocer la fecha de inicio de su construcción, Albiach ha adelantado que «su momento final fue el siglo I a.C. y su origen, ibérico».

La vasta extensión del poblado, de 8,5 hectáreas, la presencia de tres murallas defensivas y de recintos fortificados, así como su amplio periodo de ocupación -durante más de siete siglos- y los numerosos yacimientos detectados alrededor de esta ciudad-estado convierten a La Car_ncia en «una candidata perfecta», asegura Albiach.

No en vano, el poblado excavado tiene una gran extensión y estuvo ocupado desde el Bronce Final (IV a.C.), pasando por las épocas ibérica, romana republicana y romana imperial, hasta alcanzar el siglo III d.C.

La excavación dirigida por Albiach en este yacimiento continúa la iniciada en 2001 por parte de la Diputación, tras un primer proyecto dirigido por Milagros Gil-Mascarell a principios de los años setenta. Los trabajos durante 2007 se han centrado en las tareas de «consolidación y excavación» de otros anteriores.