EFE  El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, junto a otras autoridades, ayer en la inauguración la primera fase de Parc Sagunt
EFE El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, junto a otras autoridades, ayer en la inauguración la primera fase de Parc Sagunt

La apertura de Parc Sagunt refuerza al sector industrial ante el cambio de ciclo

P. A. ORTIZVALENCIA. La primera fase de Parc Sagunt, el primer parque empresarial en extensión de la Comunidad Valenciana, oficializó ayer su puesta en marcha con el 80% de sus parcelas adjudicadas

Actualizado:

P. A. ORTIZ

VALENCIA. La primera fase de Parc Sagunt, el primer parque empresarial en extensión de la Comunidad Valenciana, oficializó ayer su puesta en marcha con el 80% de sus parcelas adjudicadas. Resueltas las desavenencias entre el Consell y el Gobierno central -socios al 50% en el impulso y construcción del polígono industrial- sobre cuáles eran las empresas idóneas para ocupar las parcelas más amplias, ayer se inauguró la nueva infraestructura, que cuenta con una extensión de 3 millones de metros cuadrados.

El momento en el que se abre Parc Sagunt no es baladí. En un período en el que una gran cantidad de industrias está cerrando sus factorías en España, siguiendo la tendencia hacia la deslocalización instalada en la economía mundial, el mayor polígono industrial impulsado en la región abre sus puertas con la mayor parte del terreno adjudicado. Los beneficios del parque industrial -que ha costado 150 millones de euros, costeados al 50% por el SEPIVA y Infoinvest, sociedad de la estatal SEPI- son evidentes. Las cerca de 50 empresas que se instalarán -lo harán en los próximos 2 y 3 años- van a invertir alrededor de 1.600 millones de euros y van a crear 4.500 empleos directos. A estas cifras habría que añadir la inversión y los puestos de trabajo que generarán las empresas auxiliares que surgirán al calor del parque. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, resaltó ayer la situación estratégica del polígono, ya que está ubicado en el centro del arco mediterráneo -tiene puerto-, con acceso al ferrocarril y muy buenas conexiones por tierra: la A-7, que enlaza el parque con la costa mediterránea; la A-3, con Madrid; y la A-23, con la cornisa cantábrica.

Sectores heterogéneos

Las compañías que se radicarán en Parc Sagunt abarcan distintos sectores económicos: siderurgia (Ros Casares, Grupo Celsa), harineras (Dacsa, La Meta), producción de zumos (Zuvamesa), logística (Seur), energías renovables y biocombustibles, entre otros. Las naves de las empresas se repartirán por un polígono con tres kilómetros de longitud, 24 kilómetros de calles, cerca de 1.000 farolas y 4.000 plazas de aparcamiento público.