Mónica Oltra, Enric Morera y Ximo Puig, en una imagen de archivo
Mónica Oltra, Enric Morera y Ximo Puig, en una imagen de archivo - MIKEL PONCE
Política

El anuncio de Oltra sobre la repetición de Morera como presidente de las Cortes enoja al grupo parlamentario

Algunos diputados todavía dan el puesto por provisional y Fran Ferri afea que se comunicara la decisión sin que fuera votada antes

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«¡Llegó Khaleesi y ale, a poner orden!». Con esta jocosa comparación -y algunas variantes- resumían hoy no pocos políticos (de todos los partidos, incluyendo el propio Compromís) la actuación de la vicepresidenta de la Generalitat en funciones, Mónica Oltra, para situar a Enric Morera al frente de las Cortes Valencianas de cara a la constitución del Parlamento que se celebra este jueves.

Para los que no son seguidores de la popular serie Juego de Tronos, la referencia se basa en el personaje de Daenerys Targaryen, una de las aspirantes al Trono de Hierro -sede del poder de los Siete Reinos- cuya autoridad ha ido en crecimiento a lo largo de esta historia de ficción. La encarnación en la política valenciana de la Madre de Dragones, la Rompedora de Cadenas y La Que No Arde sería en la figura de Mónica Oltra, a juzgar por las opiniones de aquellos que se dedican a la cosa pública.

El anuncio de que Morera era de nuevo presidente del Parlamento autonómico lo realizaba ella misma el martes, tras la primera reunión de escenificación del nuevo acuerdo de Gobierno con Ximo Puig y Rubén Martínez Dalmau. Y lo hacía, al parecer, sin avisar previamente a su grupo parlamentario, en el cual muchas voces no estaban de acuerdo con que revalidara el cargo.

Durante una semana había estado sonando la intención de la provisionalidad que pretendían los actuales dirigentes del Bloc (pata mayoritaria dentro de Compromís). Pero no era del agrado de Oltra, que era partidaria de una continuidad en la presidencia de las Cortes. Opción, además, preferida por Ximo Puig desde un primer momento. Finalmente se impuso su criterio y su autoridad pese a las maniobras internas en el sentido contrario, de modo que la Mesa será definitiva. O no, replican desde el grupo. Un mensaje con el que tratan de evidenciar que son ellos los que tienen la última palabra al ser los que proponen nombres y votan. «Morera estará de momento», se aventuran a afirmar, aunque revertir la situación no parece sencillo. Descartaron, sin embargo, incumplir con la disciplina parlamentaria.

La manera de gestionar toda esta cuestión tampoco ha gustado. «Nunca sienta bien que se anuncien decisiones que aún no se han aprobado», le afeaba a Oltra este miércoles el portavoz del grupo, Fran Ferri. No habrá revuelta, pero ahí queda el cabreo.

Mesa y grupos

En cuanto a la composición del resto de la Mesa, la hasta ahora consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración Del Territorio, María José Salvador, será la propuesta del PSPV para ocupar la vicepresidencia primera; Jorge Bellver para la vicepresidencia segunda por el PP; y Luis Arquillos para la secretaría segunda por Ciudadanos (pese a que querían que fuera Mamen Peris pero el reglamento de la Cámara obligaba a que fuera hombre). Desde Podemos no confirmaron su candidata, aunque sonaban Irene Gómez y Pilar Lima (hay quien señalaba con mayor probabilidad a la primera). Vox quedará fuera.

En cuanto a los grupos, en el socialista repite como portavoz Manolo Mata, a quien acompañarán como adjuntos Carmen Martínez, Alfred Boix y Sabina Escrig; en el PP vuelve a ser portavoz Isabel Bonig, quien tendrá como adjuntos a Eva Ortiz, Elena Bastidas y Miguel Barrachina; y en Ciudadanos será portavoz Toni Cantó, con Mercedes Ventura, Ruth Merino y Yaneth Giraldo de adjuntas.

En Compromís repite como portavoz Fran Ferri, con Mónica Álvaro, Aitana Mas y Juan Ponce de adjuntos, mientras que Vox y Unides Podem-EU no han dado a conocer todavía la configuración. En el caso de estos últimos, suena Ferran Martínez como síndic.