Antonio Gala lleva al Principal de Alicante una peculiar versión del mito de Don Juan

MARÍA DÁVALOS/
Actualizado:

ALICANTE. El novelista, poeta, dramaturgo y escritor Antonio Gala llega a la escena alicantina con su peculiar versión de uno de los dramas románticos por excelencia, «Don Juan Tenorio». Bajo el título de «Inés desabrochada» aterriza en el Teatro Principal de Alicante, donde permanecerá hasta el domingo, esta recreación del clásico de Zorrilla por el escritor andaluz y que cuenta con las interpretaciones de tres actores consagrados de la escena española: Nati Mistral, Concha Velasco y Francisco Valladares. Dirigida por Pedro Olea, en la que es su primera incursión en el mundo del teatro, esta obra cuenta con la producción de Paco Marsó, marido de Concha Velasco.

La elección de los actores y del director no resulta casual, puesto que Concha Velasco ya había trabajado con Olea en varias películas, siendo la última de ellas y «una de las mejores de su vida» la cinta «Más allá del jardín». Por otro lado, es la quinta ocasión en que se produce el binomio Gala-Velasco, fruto de la «admiración e insistencia» que la actriz dirige hacia el escritor. También Nati Mistral formó parte del reparto de varios textos de Gala. Y continuando con las casualidades, el primer papel protagonista de Concha Velasco en el teatro fue sustituyendo a Nati Mistral, en el año 1959.

Tras ocho meses de representaciones, los actores afirman no estar ni cansados ni aburridos con la obra, sino que «cada día que pasa nos entusiasmamos y divertimos más representándola y viviéndola». Respecto a la pieza, los intérpretes coinciden en que se trata de una comedia «inteligente, divertida y transgresora que hace reir y pensar». Valladares confiesa que nunca le había gustado el personaje de Don Juan Tenorio, pero que se sintió subyugado por el papel, ya que es una «desmitificación completa del Don Juan». Completan el reparto dos jóvenes actores, Valeria Arribas y Álvaro Antonio García, que ofrecen a estos grandes del teatro una «réplica perfecta».